futuro

Sábado, 12 de noviembre de 2005

LA CIENCIA ANALIZA LAS “EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE”

Vivir para contarla

 Por Raúl A. Alzogaray

“Al morir, abandoné mi cuerpo. Contemplé los esfuerzos de los médicos por volverme a la vida. Viajé por un túnel oscuro. Al final del túnel me esperaba una criatura de luz. Sentí una paz inmensa, pero comprendí que no podía quedarme. Regresé a mi cuerpo. Ahora no le temo a la muerte y siento un enorme amor por los demás.” Relatos como éste se hicieron populares a partir de 1975, cuando el psiquiatra Raymond Moody publicó su libro Vida después de la vida. Se trata de “experiencias cercanas a la muerte” (ECM), sufridas por personas que casi pierden la vida, pero vivieron para contarlo.

Tuvieron ECM las víctimas de ataques al corazón, reacciones alérgicas graves, coma cerebral, asfixia o hemorragias severas. Pero no todos los que se encuentran en situaciones límite han tenido ECM. En una encuesta realizada a 100 sobrevivientes, se encontró que sólo el 60 por ciento experimentó la sensación de paz, el 30 por ciento se sintió fuera de su cuerpo y el 25 por ciento vio el túnel oscuro.

La lista de Moody

Moody entrevistó a cientos de personas que en algún momento de sus vidas habían sido declaradas clínicamente muertas (la muerte clínica ocurre cuando se interrumpe la actividad de la corteza cerebral por falta de oxígeno). La variedad de las experiencias era enorme, pero Moody confeccionó una lista de elementos que aparecían con mucha frecuencia en los relatos: sensación de paz, sensación de viajar por un túnel o una cueva, sensación de estar fuera del cuerpo, encuentros con espíritus de desconocidos o de parientes muertos, aparición de un ser luminoso, revisión de los hechos de la propia vida. Casi todos lo que tuvieron estas experiencias reconocen que desde entonces sienten un aprecio por la vida y un amor por el prójimo. También afirman haber perdido el miedo a la muerte.

Sin embargo, no todas las ECM son placenteras. Una minoría de los relatos se refiere a experiencias aterradoras. Por ejemplo, la sensación de que la existencia llega a su fin y lo que sigue es la nada, o la ausencia completa de percepciones sensoriales acompañada por el convencimiento de que se está abandonando para siempre el mundo material.

Tormentas cerebrales

Se conocen varios factores que producen sensaciones similares a las que aparecen en la lista de Moody: a) voluntarios expuestos a atmósferas con poco oxígeno han experimentado la visión del túnel; b) las endorfinas, sustancias fabricadas por el cerebro y liberadas en momentos de estrés, causan euforia y placer; c) la anestesia y las drogas alucinógenas inducen la sensación de estar fuera del cuerpo; d) la estimulación del cerebro mediante la aplicación de un campo magnético débil produce la sensación de flotar, encontrarse fuera del cuerpo o estar cerca de una presencia sobrenatural.

Los experimentos de estimulación cerebral fueron realizados en cientos de voluntarios por Michael Persinger, profesor de Neurociencia del Comportamiento en la Universidad Laurentiana, Canadá. La hipótesis de Persinger es que los campos magnéticos producen en el cerebro una “minitormenta eléctrica” que perturba el intercambio de información entre los dos hemisferios. Esto alteraría la percepción que el individuo tiene de sí mismo y de su entorno. Según Persinger, la falta de oxígeno que conduce a la muerte clínica podría originar minitormentas similares.

Parece que las ECM pueden tener orígenes muy diversos y ocurrir en circunstancias que nada tienen que ver con la proximidad de la muerte. Pero nada de esto invalida la posibilidad de que exista un mundo inmaterial, fuera del alcance da la percepción cotidiana.

Por otra parte, cuando la muerte parece cercana, algunas personas tienen una experiencia trascendental que tiene un profundo efecto sobre la manera en que conciben la vida y la muerte.

¿Se asomaron estas personas a otro plano de la realidad, o simplemente sufrieron las alucinaciones provocadas por la falta de oxígeno u otros estímulos? ¿Por qué algunas experiencias son placenteras y otras aterradoras? ¿Por qué hay un alto porcentaje de sobrevivientes que no han experimentado ECM? Por ahora, estas preguntas no tienen respuesta fuera del campo de la fe.

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice
  • Nota de tapa> TURISMO ESPACIAL
    En una luna junto al mar
    Agotados de la cíclica rutina veraniega que corroe el descanso con los mismos destinos de...
    Por Federico Kukso
  • LA CIENCIA ANALIZA LAS “EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE”
    Vivir para contarla
    Por Raúl A. Alzogaray
  • LIBROS Y PUBLICACIONES > 
    Libros y publicaciones
  • CAFé CIENTíFICO > 
    Café científico
  • AGENDA CIENTíFICA > 
    Agenda científica
  • FINAL DE JUEGO > DONDE SE SIGUE CON EL PROBLEMA DE LOS UNICORNIOS EXISTENTES E INEXISTENTES
    Final de juego
    Por Leonardo Moledo

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.