futuro

Sábado, 13 de agosto de 2011

Libros y publicaciones

 Por Leonardo Moledo

PROHIBIDO ABURRIRSE (Y ABURRIR)
Lecciones aprendidas en una vida
dedicada a la ciencia

James D. Watson

Tusquets, metatemas, 345 páginas.

James Watson, junto a Francis Crick, el descubridor de la estructura del ADN, hace no mucho hizo declaraciones muy políticamente incorrectas (pero muy), de las que obviamente tuvo que retractarse, y que no lo dejaron muy bien parado ante la comunidad académica, por cierto. No se puede saber si lo hizo como una salida de enfant terrible un poco fuera de edad, o simplemente dijo lo que pensaba, lo cual sería mucho, pero mucho más grave y, con razón, escama la piel.

Pero, bueno, dicho esto, vamos al libro que nos ocupa. Es una larga relación de su vida científica (no es una autobiografía científica, que quede claro) en la que desfilan relaciones académicas, pequeñas anécdotas, grandes figuras de la ciencia del siglo XX, relatos sobre tejemanejes universitarios y de la comunidad científica. Watson, como lo supo probar en su excelente libro sobre su gran descubrimiento, La doble hélice, se maneja con total desenfado, irrespetuosamente, en su relato sobre los avatares científicos. Sin embargo, en general no cumple con el mandato del título: el amontonamiento de nombres, citas, anécdotas puramente académicas, producen una inevitable sensación de tedio. Quizás no sea un libro para leer de corrido, sino salpicadamente y cada tanto, pero de todas maneras es una lectura muy recomendable para cualquier estudiante de ciencias (o para cualquiera que quiera desenvolverse en la academia en general) e incluso para los ya bien ubicados (que, sin embargo, no deben olvidar que Watson escribe desde la altura de un Premio Nobel por uno de los hallazgos más importantes del siglo XX).

Tal vez lo más interesante y ameno sean los consejos que da al final de cada capítulo: aunque a veces son un poco ramplones, a la manera de los libros de autoayuda, en general son jugosos y divertidos: “Usa nombres de pila lo antes posible”, “no alquiles un frac, cómpralo”, etc., etc. (cómo elegir un director de tesis, cómo un tema, cómo tratar a los alumnos, de qué temas hablar en la mesa).

En general, esas partes son muy sabrosas.

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.