futuro

Sábado, 16 de abril de 2005

FINAL DE JUEGO

FINAL DEL JUEGO

Donde Kuhn divaga sobre los colores y plantea un nuevo enigma sobre el número nueve

 Por Leonardo Moledo

–No me acostumbro al color –dijo Kuhn–. La vez pasada no dije nada, a decir verdad, porque casi no me di cuenta, pero hoy miro alrededor y no comprendo lo que veo. Al fin y al cabo, ¿qué es el color? El color no existe en la naturaleza. Parecerá una afirmación extraordinaria, pero es así: el color no es más que la reacción nerviosa del nervio óptico ante los estímulos que envían las células de la retina, al incidir sobre ellas fotones de determinada longitud de onda. A fin de cuentas, todos los cuerpos que están por encima del cero absoluto emiten radiación, y si esa radiación está en una ventana pequeña, muy pequeña, la vemos como color. Pero si esa radiación es infrarroja, no la vemos, si se trata de rayos X, tampoco. El color es pura interpretación de los sentidos, el color es un estado mental, casi un estado de ánimo. Y si el color no existe en la naturaleza, ¿por qué habría de existir en este suplemento?
–Naturalmente –siguió Kuhn– siempre podría venir un pragmatista a sostener que, a pesar de todo, ¿qué tiene de malo que haya una interpretación sobre los colores de Futuro también? Pero lo cierto es que yo no me hallo.
–Extraño, perdido estoy, en un mundo que no entiendo, y cuyos parámetros se me escapan, como a todos. Pero la mayoría es capaz de moverse con esos parámetros sueltos, con esas hilachas que se perciben, y yo no. Por eso inventé mi teoría de los paradigmas, que permite aceptar cualquier estado de ánimo como si fuera la verdad.
–Y hablando de eso –dijo el Comisario Inspector–, ¿por qué no proponer un nuevo enigma sobre el 9? Y es éste: si sumamos las cifras de cualquier número, entendiendo que si en un momento obtenemos, digamos 12, sumamos de vuelta uno más dos y obtenemos tres, si sumamos las cifras, decía, es lo mismo hacerlo contando los nueves que eliminándolos olímpicamente. ¿Por qué?

¿Qué piensan nuestros lectores? ¿Por qué? ¿Y qué piensan de la afirmación de Kuhn sobre la inexistencia de los colores en la naturaleza?

Correo de lectores

LA MAGIA DEL NUEVE
Al desarrollar la resta entre un entero positivo cualquiera y otro número que resulta de permutar las cifras del primero, cada dígito aparece dos veces, multiplicado por distintas potencias de 10. Por ejemplo, si restamos 89.645 de 45.896 el 4 aparece en el primer número multiplicado por 10.000 y en el segundo, multiplicado por 10. Al restar, y sacando factor común, nos queda 4 x (10.000 - 10). La resta entre paréntesis siempre es múltiplo de nueve. Lo mismo vale para todos los dígitos que forman la resta. La diferencia siempre es la suma de múltiplos de nueve.
Esta magia no tiene que ver con el número 9 sino con el 10, que es la base de nuestro sistema de numeración. En general, la diferencia entre dos potencias de n es múltiplo de n-1. Por ejemplo: 7x7x7 menos 7x7 es igual a 294, que es múltiplo de 6.
Claudio H. Sánchez

NEGRO EL NUEVE
Con relación al “enigma” del 9, pensamos: 1º) que es verdad; 2º) nos parece que se explica porque, dado que nuestro sistema es decimal, los números tienen valor por sí y por la “posición” que ocupan. La suma de las cifras de ambos números es igual, por lo tanto su simple resta daría cero.
Lo que no da cero y sí siempre un múltiplo de 9 es restar de, por ejemplo, 7 unidades de mil, 3 centenas y 4 decenas (o 4 centenas, 2 decenas y 1 unidad; o etcétera). Si se prueba con 2 cifras, más fácil de verlo.
De modo que podemos restar ambos números, como si fueran unidades. Es decir, cada número del correspondiente a su misma “posición”, donde pueden resultar valores negativos, pero la suma de todos dará cero.
Luego armamos un número con tantas unidades como correspondan al resultado de la resta de cada posición (con signo negativo si esa resta es negativa) y ese número siempre da múltiplo de nueve. (...)
Saludos cordiales.
Fernando y Miguel Terreno (padre e hijo)

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.