las12

Viernes, 5 de mayo de 2006

RAMOS GENERALES

Comprar sexo no es deporte......

es el nombre de la campaña por la cual un grupo de diputados norteamericanos –que cuenta con el respaldo de alrededor de 40 ONG– está elaborando una carta para pedir al gobierno alemán que las sedes del Mundial de Fútbol no se conviertan en “áreas de prostitución”. Se estima que, durante el campeonato, unos tres millones de hinchas se convertirán en turistas deportivos y que “un vasto número de ellos irá en busca de sexo como parte de sus entretenimientos”. La iniciativa, que fue anunciada esta semana por el legislador demócrata Chris Smith, se propone entregar el texto a la canciller Angela Merkel, que visitará Estados Unidos la semana entrante. Las proyecciones indican que las redes de trata ya han ingresado a Alemania cerca de 40 mil mujeres de los países centroorientales de Europa. La ventaja, indicó Smith, es que el gobierno alemán “cumple cabalmente con los patrones mínimos para la eliminación del tráfico humano”. Por otra parte, la ONG keniata Solidaridad con las Mujeres Desamparadas (Solwodi) –que se aboca a brindar ayuda y reinsertar socialmente a las mujeres víctimas de esclavitud sexual– ha anunciado que hasta el 31 de julio operará una línea telefónica gratuita (que atenderá en ocho idiomas) para que las trabajadoras sexuales puedan denunciar su explotación.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.