las12

Viernes, 5 de mayo de 2006

CONSEJITOS DE MARU BON BON

Los riesgos de perder la conciencia (cuando todavía se requiere de ella)

Es un recurso fácil. Más que fácil, amigue/te/ta/s, diría facilista. Que me tomo la pastillita, que el trago con jalapeños me pone picante/anto, que el champagne y sus burbujas, que el humito que hace cosquillitas, en fin. ¿Quién no ha buscado poner la cabeza en el freezer y el cuerpo en el horno? ¿Quién de vosotros/tras/tres puede negar que hay momentos en la vida de los/las/les human...s en que lo única que uno/a/e desea es tener aves entre parietales y que el mundo se caiga en derredor siempre y cuando seamos suficientemente acariciadas/dos/des y/o sorbida/do/s y/o magreados? Hay oportunidades en que con la cabeza puesta todos los caminos conducen al embole más completo y es por eso que una/o/s se sale de la vaina, se desmadra, se desarma y se emborracha. Pero claro, divinuras preocupadas por el futuro de sus partes, aun en el exceso en necesario el control so pena de no salir indemne y listo/ta para otra botellota, digo batallota, digo, encuentro amorosa/oso.

1 - Alerta verde: Hay humos que limpian, otros que embotan. Y no quiero decir que eso esté necesariamente mal, digo que es necesario probar el efecto y sobre todo no dejarse tentar por el deseo irrefrenable de masticar después de haber fumado. No sólo porque puede Ud. confundir el bocado con las partes no masticables sino porque mucha comida puede provocar mareos durante el entrevero.

2 - Alerta amarillo: Lo barato sale caro o la epopeya del/la bebedor/a de cerveza. Popular, económica, espumante (aunque hay quien afirma que sólo se trata de detergente) la birrita es una propuesta habitual a la hora del encuentro en el bar previo a la acostada. Error, error, tres veces error: provoca gases, ocasiona interrupciones desmedidas con el objeto de descargarla de la vejiga, da mal aliento y sólo desinhibe después de la tercera. ¡Atrás!

3 - Alerta naranja: La pastillita loca y su caída hacia la hiperkinesia y/o situaciones que pasan de castaño oscuro. Hay tantas cosas amigue/te/ta/s que vienen en formato tomable con un vaso de agua que no es necesario decir a qué nos/me ref/iero/erimos. Hay una de las que dan ganas de tocar aunque uno/a/e olvida de inmediato para qué y las hay que toman ellos para adquirir rigidez y no mucho más. Porque la imaginación, mis adorables, no se traga ni se transa mucho menos se reemplaza. Además, estimadísi/mo/ma/s, puede que Ud. nunca deje de bailar y por lo tanto se vuelva poco maleable o bien que quede tan rígido que tenga que seguir atendiéndose por sus propios medios hasta que sea necesario. Tomar con moderación y sin expectativa.

4 - Alerta roja: Sobre la gota que rebasa el vaso o de cómo lo que sobra pugna por salir. Otra vez el alcohol como riesgo colateral para personas atolondradas, desaforadas, ávidas de quitarse el miriñaque y/o la columna de cemento que les sostiene la percha. Pero ¡ojito! la diferencia entre que rinda y se derrame –con un aroma muy distinto al que tenía cuando entró la sustancia– es una gota, un sorbo, un mínimo descuido. Y después hay que remontar de la arcada o del sabor en la boca del/la/le que tiene a su lado. Conozca su límite, deténgase antes.

Compartir: 

Twitter
 

Antes de apagar la luz verifique que aun conserva un resto de lucidez. O al menos fijese donde pone la boca.
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.