las12

Viernes, 13 de febrero de 2004

SALUD

Hormonas en baja

Aunque proveniente de un país tan igualitario como Finlandia, el endocrinólogo Juha Tapanainen tiene ideas más bien conservadoras tanto sobre tratamientos hormonales en la menopausia, como respecto de la maternidad al borde de los 50. Aun sin compartir algunas de sus opiniones, vale conocer algunos secretos del climaterio masculino.

Por Sonia Santoro

Finlandia, como se encargó de acentuar Juha Tapanainen en su paso por Buenos Aires, es muy diferente de la Argentina. Es un país pequeño –10 veces menor que el nuestro–, con 5 millones de habitantes que soportan inviernos muy fríos, en los que no ven el sol durante dos meses, y veranos en los que el sol no se oculta a lo largo de tres meses. Pero como Tapanainen no es geógrafo sino experto en endocrinología reproductiva –preside la Sociedad Finlandesa de Endocrinología y es docente de la Universidad de Oulu–, comentó además que los finlandeses consideran el aborto un recurso legal. Con la misma naturalidad, tanto mujeres como hombres, hablan del climaterio sin ningún sentimiento cercano a la vergüenza. Justamente sobre este tema profundizó Tapanainen en su entrevista con Las12. Porque, a pesar de las diferencias mencionadas, los síntomas del climaterio y los tratamientos aplicados son los mismos aquí que en la otra punta del mundo. Lo hizo después de participar del VII Simposio Internacional CER “Endocrinología reproductiva”, auspiciado por la International Federation of Fertility Societies y la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva.
–¿Existen políticas específicas del Estado para ayudar a las mujeres en la problemática del climaterio?
–Si bien toda la asistencia médica es gratuita, el gobierno paga el 50 por ciento de las drogas. Por ejemplo, las mujeres que necesitan terapia de reemplazo hormonal, pagan la mitad.
–¿Los síntomas de la menopausia son considerados como una enfermedad?
–No, pero el tratamiento se cubre porque mejora la calidad de vida. Y en Finlandia todo lo que tienda a ese objetivo se considera importante.
–¿Tienen estadísticas sobre la cantidad de mujeres que se hacen tratamientos por problemas de climaterio?
–Sí. El 40 por ciento de las mayores de 45 años.
–¿Cómo recetan los tratamientos hormonales después de los estudios que mostraron un aumento leve de riesgo de cáncer de mama debido el uso de estrógenos?
–En el último año hubo una importante reducción del uso de hormonoterapia sustitutiva en mujeres que tienen menopausia y climaterio.
–¿Cuáles son los últimos tratamientos?
–En realidad, la novedad es el modo de tratar a los pacientes. No se está dando tratamiento hormonal a aquellas pacientes que no sean sintomáticas, es decir que no tengan tuforadas importantes, que no puedan dormir de noche, etcétera. Pero, además, el grupo médico está tratando a aquellas mujeres sintomáticas con dosis mucho menores que las que se usaban habitualmente. Cuando comienzan a utilizarlas, si la mujer tiene 50 años de edad, puede recibir a veces la dosis completa que administraba anteriormente, pero sólo por tres años. Después se le reduce a la mitad. Luego se para el tratamiento y después se vuelve a recomenzar.
–Se habla de las terapias hormonales como si fuera el único recurso. ¿Qué opina de las terapias naturales?
–Las mujeres usan terapias naturales pero no por prescripción médica, las compran por su cuenta.
–¿Porque consideran que no dan resultados?
–El efecto de los fitoestrógenos, que son las terapias naturales, es 200 veces menor al de los estrógenos; nosotros lo que buscamos es el mejor resultado. Quizás se puede dar como un efecto placebo, es decir, la mujer lo toma convencida de que se va a sentir mejor. En Finlandia se hizo un trabajo comparando estrógenos y fitoestrógenos, y no se encontró una real mejoría con los fitoestrógenos.
–¿Qué opina respecto de las mujeres que deciden tener hijos al borde de la menopausia?
–Personalmente, no estoy de acuerdo por cuestiones puramente prácticas. Me parece que los chicos van a ir a contramano de sus compañeros. Pensemos que en la primaria van a tener una madre de 60 años, cuyas energías quizás no estén a la altura de las circunstancias. La edad media de maternidad en Finlandia es de 28 años, en Holanda es de 31.
–El climaterio se asocia habitualmente con las mujeres. ¿Qué les sucede a los hombres en esa etapa de la vida?
–Lo nuevo es que los síntomas son en líneas generales los mismos que los de las mujeres. Pero no aparecen de igual manera. En las mujeres suelen surgir muy de golpe, muy dramáticamente. En los hombres todo el proceso les lleva un poco más de tiempo, 10 o 15 años, a partir de los 45 y 50 años, a veces un poco antes. El tratamiento que se les aplica es básicamente de testosterona.
–¿La idea es la misma, sustituir las hormonas que se van perdiendo?
–Se usa con un criterio similar, pero es más complicado en los hombres. Ocurre que en las mujeres las hormonas decrecen abruptamente, y en los hombres esto se va dando muy lentamente. Entonces, en ella es más fácil detectar cuánto hay que darle para que recupere. En cambio, en el hombre es mucho más difícil. Hay muchas carencias que todavía no se sabe si se pueden recuperar en el hombre, por ejemplo, la producción espermática. Los hombres que se tratan son apenas 15 por ciento.
–¿La disfunción eréctil es el síntoma que más les importa a los hombres?
–Sí, la causa más preocupante para el paciente es la impotencia, pero no sólo en pacientes de más de 50, también se atiende por impotencia a pacientes de 40 años, que por situaciones de estrés tienen problemas de disfunción eréctil. En esos casos, usamos medicamentos como sildenafil (Viagra) o el taladafilo (Cialis), que dura 36 horas.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.