las12

Viernes, 11 de diciembre de 2015

MONDO FISHION

Volver al ruedo

 Por Victoria Lescano

Con los ojos delineados a la usanza de la nouvelle vague, las pestañas acicaladas con una variedad de rimmel apodada “terciopelo negro”, los labios pintados con rouge en color piel, las uñas en verde esmeralda y adornada con collares de perlas, la actriz Winona Rider protagoniza la campaña de la nueva marca de maquillaje del diseñador Marc Jacobs fotografiada por David Simms que según el protocolo surrealista se reflejó en un juego de espejos.

Desde su cuenta de Instagram, Jacobs, el diseñador célebre por llevar al mainstream el estilo grunge y también por revolucionar el protocolo de la casa Vuitton, elogió a la actriz del siguiente modo: “Estoy hipnotizado por esta imagen, un look creado por Diane Kendal y el pelo de Guido Palau. Me recuerda a una de mis películas favoritas de todos los tiempos: El último año en Marienbad. Nadie como Winona, mi amiga hace más de veinte años, podría representarlo con su mente brillante, su talento y su belleza física”. El film que menciona fue dirigido en 1961 por Alain Resnais y protagonizado por Delphine Seyrig según los modismos actorales de la noveau roman.

En la imagen que se hizo viral el lunes 7 de diciembre, la musa de la generación X según el film Reality Bites, mostró otros artilugios estéticos muy lejos del estilo aniñado, con jeans, pelo corto y rouge rojo que cautivaron a su pareja de antaño, el joven Johnny Depp, quien se tatuó un corazón con la leyenda Winona Forever en su brazo. La galería de imágenes que vinculan su estética con la de Jacobs remite a su look con gafas cuadradas y colosales y su corte de pelo aniñado devenido en garconne con volúmenes que parecieron surgir de la tijera podadora de Tim Burton. Además fue una de las invitadas especiales al desfile de Jacobs celebrado en un antiguo cine de Los Angeles. Radicada en San Francisco, lejos de los papeles del mainstream, (si bien hizo el papel de una bailarina retirada en El cisne negro que recordó la gran actuación de Bette Davis en La malvada y varios papeles secundarios), su nombre no había sido destacado por la prensa desde que en 2001 se hiciera público su robo de prendas en la tienda Saks y cuyo listado de favoritos robados admitió un suéter de… ¡Marc Jacobs! Por entonces, después de un juicio televisado, su patología vinculada con la cleptomanía le valió tres años de libertad condicional, 480 horas de servicio comunitario, 10.000 dólares de multa y la obligación de ir a terapia. El caso dejó huellas en la moda desde el artilugio y la inventiva de un fan de Los Angeles que estampó su rostro aniñado en una camiseta y le agregó el slogan “Liberen a Winona”.

A los 44 años, la imagen adulta y sofisticada que proyectan los maquillajes de Jacobs coincide con el anuncio de su protagonismo en una secuela de Beetlejuice y de una serie para Netflix.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.