las12

Viernes, 30 de septiembre de 2005

EXPERIENCIAS

El ojo sobre la imagen

Por una iniciativa de Unicef, adolescentes de todo el país tuvieron la oportunidad de aprender a producir y filmar videos propios en los que dan cuenta de cuáles de sus derechos consideran vulnerados, a la vez que ofrecen ideas para cambiar el estado de cosas. La imagen personal y la discriminación son uno de los temas que más preocupan a chicos y chicas.

 Por Sonia Santoro

Escena uno, plano cinco, toma uno. Clack.

–Acción –grita la directora.

La pantalla muestra a una chica rubia de ojos celestes y caminar asustadizo, seguida de un chico, estereotipo de pibe chorro: gorrito de lana, bermudas, remera tigre.

–Corte –lanza la asistente.

–¡Joya! –corean una y otra a dúo.

La filmación se desarrolla en el centro de Victoria, partido de San Fernando. Y tanto actores como productores, utileros, vestuaristas, continuistas y demás no superan los 17 años. Son 25 chicos de la Escuela Media Nº 2, que están plasmando Apariencias, un spot de un minuto que aborda los prejuicios en torno de la imagen personal.

Apariencias es parte de Un minuto por mis derechos, una iniciativa de Unicef que busca promover la participación de niñ@s y adolescentes en la producción de videos que hablen de sus derechos. Escenas como éstas se repitieron en Jujuy, Chaco, Tucumán, Neuquén y el Gran Buenos Aires y tuvieron como protagonistas a 350 adolescentes de entre 14 y 21 años.

Hay un clima festivo en la esquina de Perón y Santamaría. Hay mate, música dance, galletitas anillitos. También hay un bebé, Dylan, de 8 meses, pasando de brazo en brazo y de a ratos al carrito. Y está su madre, Elizabeth Averdario, de 19 años, de Virreyes. “Lo traje porque está siempre conmigo y me gusta que esté en el taller para que el día de mañana sepa que estuvo”, dice la madre, acompañada por Dylan hasta en el colegio. Pero ahora la madre es planillera y por momentos actriz. Elizabeth no había pensado nunca en que podía hacer un video, pero le gusta y quiere seguir.

Hay una cebadora de mate, Vanesa Ferreira, que no bien supo que iba a hacer un corto pensó en su amigo de 27 años que tiene vih-sida y “se siente discriminado porque no le dan bola” y se dijo que iba a escribir sobre él. Su video se llama Cambio de rumbo. Porque la idea de hacer toda esta movida fue hablar de los derechos pero sin bajada de línea ni intención educativa. “No es que les pedimos a los chicos que escriban sobre sus derechos, hablan sobre lo que les pasa y mucho de lo que les ocurre está vinculado a sus derechos”, dice Daniela Bruno, oficial de Comunicación de Unicef.

–Chicas, ¿ése es el plano? Fíjense. Hagan un ensayo, miren si lo quieren más arriba o más abajo –dice Fernando de Souza, realizador del grupo Desde Abajo, que desde abril trabajó con los chicos para que lograran llegar al producto final.

“Nunca pensamos que íbamos a tener que hacer hasta las credenciales”, dice el grupo a cargo de Apariencias, en su salsa por tener la responsabilidad de ocuparse hasta del catering y tener que rendir cuentas ante su profesor, como si de una producción profesional se tratara. Y por qué no, ante la idea de que mientras ellos se pasan el día en locaciones sus compañeros tienen prueba de matemáticas.

–¿Es paneo esto, Rebeca?

–No, plano fijo. Dylan manotea los auriculares de su madre. Algunos intentan con poco éxito desviar a los transeúntes ocasionales del encuadre de la cámara. Algunos no logran acatar el silencio obligatorio ante la cámara encendida y son retados por compañeros y profes.

Belén, la pronta actriz, se acomoda el pelo frente a un espejito rosa sacado de la galera. “Algunos quieren estar del lado de la pantalla, lo glamoroso, pero tratamos de desmitificar que lo único que existe es eso y tratamos de valorizar otras tareas: ideas, guión, preparación y producción, rodaje... cada uno va encontrando su lugar”, dice De Souza.

La cuestión de la imagen parece preocupar a estos chicos de clase media de periferia, dos cortos dedicaron al tema. Pero también se metieron con la discriminación de sectores más vulnerados como los cartoneros, por ejemplo, o la falta de lectura entre ellos.

Esta experiencia retoma otra que hizo Unicef en Europa del Este, con el agregado de que, además de la capacitación audiovisual, en Argentina el organismo se compromete a colocar esas piezas en medios locales y circuitos culturales para promover su divulgación; para que se constituyan en una suerte de campaña de promoción de los derechos.

La planilla de Apariencias dice que a las 14.30 comienza el rodaje en “La salita”, luego viene un viaje a la locación 2 (Plaza Mitre) y a las 18.30 está pautado el fin del rodaje en Plaza Mitre. Les resta hacer la gráfica del box del video y los afiches de difusión. El resultado formará parte de los 56 videos de un minuto que están listos ahora, en octubre, y participarán en el II Festival Iberoamericano Imágenes Jóvenes en la Diversidad Cultural, organizado por la Fundación Kine.

“Cuando estás acá no pensás en otras cosas y aprendés responsabilidades”, dice alguno. Varios se preguntan qué harán ahora los jueves, el día que desde abril solían ir al taller. Ya están extrañando el:

–Chicos, silencio, concéntrense, que empezamos.

–Acción.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Gustavo Mujica
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.