las12

Viernes, 28 de junio de 2002

SOCIEDAD

La ciudad según las mujeres

Por María Elena Barbagelata *

Hoy, toda la sociedad reclama intervenir en la toma de decisiones, y es el ámbito local, la ciudad, el barrio, donde más fácilmente puede impulsarse y ejercitarse la participación ciudadana. Para la mujer, alejada todavía en muchos sectores y aspectos de la participación en el ámbito público, promover su intervención activa reviste suma trascendencia.
El fortalecimiento de los ámbitos de participación de las mujeres es esencial para la democracia sustentada sobre sujetos activos que buscan el pleno desarrollo de sus capacidades. La democracia tiene que concebirse como creación de oportunidades y el uso de estas oportunidades se relaciona con la práctica de los derechos individuales, sociales y políticos. Una práctica que está ligada al ejercicio igualitario de esas oportunidades. Para la mujer significa la posibilidad de construcción de su propia ciudadanía, de sus derechos y responsabilidades, de pasar de ser consideradas “beneficiarias” a ser sujetos activos en un proceso constructivo.
Esto requiere información clara y transparente; reglas de funcionamiento simples, pero precisas, que garanticen que las opiniones van a ser tenidas en consideración, así como el alcance concreto de las decisiones que se podrán adoptar en este ámbito participativo y el compromiso de respetarlas.
Si se partiera de este punto de vista, estamos seguros de que otras serían las prioridades de las políticas públicas. Por ejemplo, se fortalecerían los programas de atención a la infancia a través de las importantes experiencias de “casas nido” que se desarrollan en el Gobierno de la Ciudad, potenciando los recursos propios de la comunidad y ofreciendo fuentes de trabajo para las mujeres.
En este marco, la Dirección General de la Mujer, la Dirección General de Estadísticas y Censos, el Consejo Operativo del Plan Urbano Ambiental (Copua) y la Asociación de Mujeres Arquitectas e Ingenieras (AMAI) hemos llevado a cabo un relevamiento de la opinión de 400 mujeres en los Centros de Gestión y Participación, sobre diversos aspectos del plan urbano ambiental de la ciudad, que nos permiten una aproximación a una mirada de género sobre la ciudad.
En primer lugar, nos llamó la atención que, si bien más de dos tercios de las entrevistadas manifestó desconocer el contenido del plan urbano ambiental, más de la mitad desearían estar informadas o participar en las reuniones realizadas por el Gobierno de la Ciudad. Ello indica que, si bien parecería que estamos frente a temas técnicos o de dominio de profesionales en urbanismo, las mujeres, como vecinas y ciudadanas, demuestran interés en intervenir en el debate de las decisiones urbanas, porque se reconocen como destinatarias de las políticas que se adopten en esta materia.
De este sondeo surge también que más del 80 por ciento de las mujeres consultadas reclama mejoras en su barrio para mejorar la calidad de vida en todas las zonas. Entre las deficiencias de los servicios o mejoras faltantes, se destacan los centros de salud, y la falta de rampas de acceso en veredas y edificios, así como la existencia de barreras para el normal traslado por las calles. En particular, se requieren veredas más anchas en la zona centro y de bancos, así como centros de compras en la zona sur.
En cuanto a los transportes, el 87 por ciento emplea el colectivo y/o subte y menos del 10 por ciento lo hace en su auto particular. No obstante ser el colectivo el medio de transporte más utilizado, las tres cuartas partes de las entrevistadas coincidieron en que una de las medidas para mejorar el transporte público es ampliar la red de subtes.
Una importante mayoría (65%) de mujeres en la franja de 26 a 45 años trabaja en forma remunerada, pero casi la totalidad (más del 90%) hace ella misma las compras del hogar “a pie/caminando”, reflejando la doble jornada que realizan las mujeres vinculada con la responsabilidad del hogar. En cuanto al uso de espacios verdes del barrio, sólo la mitad de las entrevistadas los usan, en especial para caminatas.
Dos tercios consideraron que existen dificultades para la práctica de deportes en los espacios verdes, señalándose el problema de la falta de instalaciones gratuitas y falta de seguridad. La casi totalidad cree que existe inseguridad en la ciudad y que ello introduce modificaciones en la vida cotidiana, ya que los dos tercios de las entrevistadas modifican y/o alargan su recorrido habitual para evitar lugares inseguros. Un alto porcentaje de las entrevistadas señala que conoce de manera directa delitos en su barrio (robos con armas).
La mayoría no desea cambiar de barrio, aunque la expectativa de traslado crece con la edad y es máxima hacia los 45 años. El camino de consultas y debates iniciado desde las mujeres aporta una nueva mirada sobre temas hasta ahora reservados a los varones, como obras y servicios públicos, transporte, espacios públicos, planeamiento urbano. Visibilizar las necesidades de las mujeres es un escalón importantísimo en la conformación de un proyecto urbano con igualdad de oportunidades para todos y todas, que incluya modelos alternativos para impulsar nuevos roles de mujeres y varones.

* Dirección General de la Mujer Secretaría de Desarrollo Social Gobierno de la Ciudad de Bs. As.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.