las12

Sábado, 9 de agosto de 2008

VISTO Y LEIDO

 Por Liliana Viola

LA FISICA ES FANTASTICA

Jennifer Ouellette
Cuerpos negros y gatos cuánticos
Grupo editorial Norma
437 páginas

Vehemente y sin pausa defensora de la educación popular de la ciencia, esta joven autora americana es lo que podría llamarse una escritora científica. Su bitácora en Internet avala lo dicho (Internet Cocktail Party Physics) y también este libro que cumple con el cometido de entretener y develar algunos misterios que la física comparte con la biografía de los que se meten con ella.

La propuesta consiste en mostrar la relación entre ciertos avances y descubrimientos con las peripecias de las personas involucradas. El espacio importante que tiene el error, la historia amorosa del protagonista, la casualidad o el sacrificio aparecen en estos relatos como resortes responsables de que una idea salte o no, se incline para uno u otro lado.

Dividiendo su material en 38 capítulos, Oulette recurre sobre todo a la brevedad y a la anécdota, con lo cual se asegura la atención de sus lectores. Sus viñetas comienzan en el Renacimiento y llegan hasta octubre de 2003 con el especial de Nova sobre la teoría de cuerdas. Entre ambos puntos se develan detalles sobre el surgimiento y desarrollo de conceptos tales como el efecto mariposa, el universo acelerado, la cámara lúcida, el magnetismo.

La física, lejos de ser una ciencia alejada de su aplicación en la vida cotidiana, se acerca sorprendentemente cuando la autora habla del velcro, de la creación del láser, o del día en que se inauguró la primera montaña rusa.

Si tanto se ha criticado que la ciencia y sus científicos parecen reactivos a la narración en primera persona y, a todo lo biografiable, este trabajo comienza a salda la deuda. ¿Qué cuántas mujeres aparecen reseñadas en las casi 500 páginas? Casi ninguna. Consciente de ello, la autora ha dedicado un capítulo titulado “Reinas de la ciencia”, donde se explaya sobre las cosas que les ocurrían durante siglos, a las atrevidas damas que intentaban dedicarse a este métier. Incluye los nombres y descubrimientos de muchas que lo hicieron –Mary Somnerville es una– donde al despliegue de inteligencia se deben sumar escenas de travestismo, cambio de nombres, matrimonios por conveniencia y hasta cesión de derechos a algún marido o pícaro empresario, con tal de seguir adelante. Pero esto no es una ley de la física.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.