las12

Viernes, 23 de enero de 2009

[IN CORPORE]

La maternidad no es para pobres

En los países en vías de desarrollo, el 80 por ciento de las muertes maternas podría ser evitado con una medida tan sencilla como facilitar a esas mujeres el acceso a servicios básicos de salud. Aún más: la desigualdad hace que, en los países más pobres, el riesgo de morir por causas relacionadas con el embarazo sea 300 veces mayor que el que corren las mujeres de países ricos. Las cifras surgen del Informe Anual de Salud materna y neonatal de Unicef, que también realiza otra afirmación apabullante: el 99 por ciento de las muertes de mujeres sucedidas como consecuencia del embarazo y sus complicaciones tiene lugar en países pobres, donde convertirse en madre —evidentemente— sigue siendo sinónimo de correr peligro. Además, las niñas y los niños nacidos en países en desarrollo tienen 14 veces más posibilidades de morir en su primer mes de vida que otras y otros que han nacido en países desarrollados.

Ann Veneman, directora ejecutiva de Unicef, ha declarado que “todos los años, más de medio millón de mujeres mueren como resultado de complicaciones en el embarazo o parto, entre ellas 70 mil adolescentes de entre 15 y 19 años. Desde 1990, las complicaciones derivadas del embarazo han costado la vida a alrededor de 10 millones de mujeres”, en referencia a lo lejos que parecen quedar los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU. EL informe también agrega que, desde 1990, unos cuatro millones de recién nacidos han muerto cada año en los primeros 28 días de sus vidas, y que se han notado avances en la reducción de las tasas de mortalidad infantil, aunque no se puede afirmar lo mismo respecto de los índices de mortalidad materna.

Los diez países que registran mayores riesgos de mortalidad materna son Níger, Afganistán, Sierra Leona, Chad, Angola, Liberia, Somalía, República Democrática del Congo, Guinea-Bissau y Mali.

“La mayor parte de las muertes maternas y neonatales se pueden evitar por medio de intervenciones de eficacia demostrada, que incluyen una nutrición adecuada, una mejora de las prácticas de higiene, atención prenatal, la presencia de trabajadores de la salud capacitados en los partos, atención obstétrica y neonatal de emergencia, y visitas posnatales para las madres y los recién nacidos”, declaró Veneman.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.