las12

Viernes, 23 de enero de 2009

DIEZ PREGUNTAS

a Irene Ocampo y Gabriela De Cicco

Coordinadoras de la Red Informativa de Mujeres de la Argentina (Rima), que nacio el 6 de julio de 2000 y hoy tiene mas de 1000 colisteras.

 Por Sonia Tessa

1. ¿Qué significa para ustedes que Rima cumpla 9 años?

Irene Ocampo: –Primero ¡guau! Porque sostuvimos un proyecto, nacido de un sueño, durante 9 años, sin interrupciones salvo alguna muy corta, forzada por temas personales o técnicos. Es impresionante.

2. ¿Cómo nació?

Gabriela De Cicco: –De un seminario de género y comunicación que se hizo en FM La Tribu, en el que participaron muchas feministas históricas. Estaban Safina Newbery, Marta Rosenberg, Diana Maffia, Moira Soto, Ana María Amado, Diana Staubli... Allí llevamos ese sueño, y lo compartimos. Tiramos la idea de hacer una red, si era posible por Internet, para estar comunicadas y compartir la información. Nosotras sentíamos que estábamos lejos de lo que pasaba en el resto del mundo. Era una necesidad de contacto. Así que llegamos a casa y nos pusimos a hacerlo.

3. ¿Ya tenían contacto con la tecnologías de información y comunicación o tuvieron que hacerse de la herramienta?

I. O.: –Un poco y un poco, teníamos una leve idea de cómo funcionaba. Pero el tema fue cómo hacer para conciliar las cuestiones técnicas con la tarea comunicacional, que no solamente era escribir comunicados o notas sino la comunicación más humana, más personal, que iba a posibilitar que cualquiera que estuviera en la red sintiera que era parte muy importante y de esa manera se animara a compartir lo que quisiera, una noticia, una nota, un informe, un alerta, un pedido de ayuda, todo lo que después fue circulando.

G. D. C.: –Además, el desafío de llevar adelante lo que era el recorte temático, a partir de la moderación, que fue ensayo y error, para tornarla única en su tipo o por lo menos, para que supieran que ahí iban a encontrar cosas que no encontraban en otro lado.

4. ¿Qué espacios creen que abrió y que ocupa Rima?

G. D. C.: –Rima ocupa un espacio muy importante por suerte, porque es un canal entre mujeres estudiantes, amas de casa, que no están en barricada, con las activistas y a la vez con las periodistas. Eso que teníamos en el horizonte, se ha cumplido. Y me parece que Rima ha facilitado también que se creen otros espacios.

5. ¿Cómo se sostiene el proyecto?

I. O.: –Primero la bancamos nosotras mismas. Durante muchos años, le dedicamos gran parte de nuestras horas libres. Una vez perdimos el disco rígido, lo hicimos saber por la lista, y así surgió la idea de colaborar económicamente, de esa manera juntamos para comprar otro disco. Fue la primera vez que la red funcionó como un sostén de parte de algunas colisteras.

G. D. C.: –Y después, una sola vez, recibimos un apoyo de Astraea, fundación de lesbianas para la justicia, que nos ayudaron para renovar los equipos y pudimos tener alguien que nos ayudara para armar la base de datos de las colisteras. La Global Found para hacer la primera jornada lésbica en Rosario y la Fundación Ebert nos posibilitó hacer una capacitación sobre liderazgo, comunicación y feminismo, cosa que nos gustaría retomar.

6. ¿Alguna vez pensaron en convertir a Rima en un proyecto rentable, en una fuente de trabajo?

D. C.: –Lo hemos pensado y lo hemos descartado. A mí me interesaría tener la capacidad monetaria para terminar de armar un nuevo portal. No vendría mal tener gente que nos ayude. Eso nos permitiría rearmar el sitio web (www.rimaweb.com.ar), que no queremos que se pierda.

7. ¿Qué es lo que más las enorgullece de Rima?

G. D. C.: –La capacidad solidaria que tiene. Más allá de lo informativo, que es relevante, esto de responder las preguntas que las colisteras hacen, la actitud de entregar un dato, de compartir, ésa no era una práctica tan común y empezamos a ver que se podía. Y también cuando salen ciertas iniciativas desde la lista. Algo que me enorgullece muchísimo es la campaña de testimonios “Yo aborté”. Eso fue algo muy fuerte, y después se fue replicando, en Argentina y hasta afuera. Lo generaron las propias colisteras, y nos encontramos pegando textos durante casi un mes.

8. ¿Es gozoso pasar el espacio virtual a encontrarse con las colisteras?

I. O.: –Totalmente. Como la idea de la lista surgió de un encuentro presencial, los diferentes lugares en los que nos hemos vuelto a encontrar, o que nos hemos encontrado con nuevas colisteras, han sido como motores para volver a impulsar la red. Porque allí nos ponemos en contacto con lo que hace cada una, y que no es virtual. Eso es lo que alimenta la red, desde las ganas de comunicarse con otra, desde las ganas de saber, hasta la posibilidad de comunicar qué es lo que está haciendo cada una en su lugar.

9. ¿Qué sienten hoy que le falta a Rima?

G. D. C.: –Nos gustaría que se amplíe esto de dar talleres, de capacitar. Esa otra parte, servicios que salgan de Rima.

10. ¿Qué desean que ocurra con Rima?

I. O.: –Que dure otros nueve años.

G. D. C.: –Que lleguemos a los 10 y podamos hacer una gran fiesta. La empezamos sin casi plantearnos. Yo esperaba estar menos sola y lo logré.

En la moderación de la lista de Rima trabaja también Gabriela Aldestein.

Compartir: 

Twitter
 

LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.