las12

Viernes, 12 de febrero de 2010

TEATRO

FIESTA LISERGICA

Muaré es la superposición de dos patrones iguales o similares que forman un tercer efecto no deseado (ni previsto): cierto mareo, cierto movimiento incesante, efecto que subyace en esta obra inspirada en textos de Clarise Lispector.

 Por Sonia Jaroslavsky

Muaré, título del espectáculo de danzateatro ideado, interpretado y dirigido por las bailarinas y actrices Natalia López y Marina Quesada, habla del concepto más plástico de la obra: la superposición de dos cuerpos entre sí, de esos dos cuerpos en el espacio, de la música sobre el espacio y sobre las intérpretes. “Nos interesaba reproducir algo de esto en el espectador y quedamos gratamente sorprendidas cuando la gente que vino a vernos el año pasado salió hablando de un ‘efecto lisérgico’.” Efecto producido gracias al impactante trabajo escenográfico diseñado por Juan Cruz García Gutiérrez y Javier Drolas. Que la obra fuera recibida de un modo tan sensorial (desde el cuerpo del espectador), nos dio la pauta de que estábamos en el camino que deseábamos”, apunta Natalia López.

Quesada y López se conocieron en la EAD (Escuela de Arte Dramático del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires), de donde egresaron en 1999. Quesada regresaba a Buenos Aires en el 2007 después de una estadía de siete intensos años profesionales en Berlín. Entre otros espectáculos, presentó en el Foro Internacional de Curitiba (Brasil) una obra sobre textos de la novela Un soplo de vida de Clarice Lispector. En el 2008 se encuentra con López y estrenan también en Curitiba, Angela Pralini continuando y homenajeando la literatura de la escritora brasileña. “Terminado este proceso decidimos encarar un período de investigación enfocado desde el movimiento, pero con el residuo que nos había dejado el mundo desplegado por la protagonista de Un soplo de vida. El resultado fue el desarrollo del movimiento desde la sensorialidad, desde el cuerpo y desde su anatomía extrañada: la percepción que se obtiene de los líquidos, de los huesos y la piel”, sostiene Quesada acerca del proceso creativo de Muaré.

Dos chicas se encuentran en la pieza, almacén de abrigos de fiesta. Del otro lado de la puerta, música estridente que aparenta la promesa de una felicidad instantánea. “Acercate, olvidate lo que esperabas, disfrutala. Disfrutala, dejá que te disfruten, sonreí. Sonreí, paseate, encontrá tu lugar...”, le dice una de las invitadas a la otra. “El tema de la fiesta apareció a medida que el material del movimiento se fue traduciendo en narración. Surgieron situaciones de fiesta y comenzamos a organizar y desarrollar los personajes. Nos interesaba algo de la adaptación o la dificultad de la adaptación a un ámbito social. Y también regresaba como una constante el tema del ‘baile’, ese movimiento social de los cuerpos”, aclara López. “No encajan en la fiesta... (tampoco encajan consigo mismas), pero tienen toda la intención de ser aceptadas. El vestuario, diseñado y realizado por Julieta Harca y Eliana Kuriss Dick, los peinados, el maquillaje, hablan de un deseo de gustar, de unas ganas de mostrarse, pero algo se dificulta permanentemente en esa salida al mundo, al afuera. La belleza clásica y cierta belleza impuesta hoy en día sobre el cuerpo de la mujer queda cuestionada, a través de la búsqueda de la deformidad de estos cuerpos que no se comportan de una manera ‘normal’ ni esperable”, agrega Quesada.

Como personajes salidos del cómic, uno es longilíneo, ondulante, de movimientos lentos y continuos. Muestra un estar apático y dubitativo respecto de la fiesta. El otro personaje, explosivo, veloz, de movimientos cortados y golpeados, es guiado por una curiosidad latente e impulsivo, decidido y torpe. López sostiene: “La particularidad de cada personaje surge de lo que puede contar cada cuerpo por sus condiciones anatómicas y expresivas. También está ese otro mundo sugerido en la obra, que enfrenta al mundo de la fiesta y sus referentes sociales claros y reconocibles, con un mundo más abstracto que permite al espectador hacer una interpretación más subjetiva y que se separa del resto, no sólo en la calidad de movimiento de los personajes, sino también en su lenguaje plástico y sonoro. Pero a este fragmento preferimos no ponerle muchas palabras...”

Muaré. Domingos a las 21. Camarín de las Musas. Mario Bravo 960. $30. 48620655.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared