las12

Viernes, 21 de mayo de 2010

RESCATES

LA LETRA EN LA BASURA

Carolina María de Jesús: 1914-1977

 Por Aurora Venturini

Carolina María de Jesús, nacida en Minas Gerais,Brasil, escribió un libro cuyo título derivó del contenido del mismo: Quarto de Despejo. Vivía en la favela Carindé en San Pablo, a orillas del río Tiete. Un conjunto de morros forman la favela y crecen alzando amontonamientos que van abrazando a Río de Janeiro. Desde arriba, los favelados miran y ven a la población afortunada. Carolina estaba revolviendo bultos de desperdicios; buscaba comida, fierros, cartones y otros objetos despreciados por los habitantes de las casas de material. Estaba levantando papeles cuando la descubrió en esa tarea el periodista Audálio Dantas. ¿Papeles? ¿Para qué? Ella le dijo que estaba componiendo un diario de vida y que lo escribía sobre esos papeles sucios y arrugados que hallaba entre los desperdicios de los pudientes, cuando fuera escritora los editarían en papeles limpios igual a los libros que ella admiraba en las vidrieras de las librerías, y que a veces podía leer parada frente a un anaquel. De no ser por este encuentro casual, nunca nos hubiéramos enterado de que en uno de los morros que integran la favela de Carindé existió una escritora primitiva y tosca, pero extraordinaria, que fue capaz de improvisar un título para su libro valiéndose de la temática: Quarto de Despejo, aclarando en el subtítulo Diario de una Favelada.

Mientras conversaba con Dantas, con la mano sacudía la tierra y desarrugaba los numerosos papeles poniéndolos en orden, y acariciaba aquellos desprolijos folios, viéndolos mentalmente ya redactados con historias de sus trabajos y sus días de honda miseria y el deseo de dar un gran salto. Carolina María de Jesús es humilde de cuerpo y ropa y camina sin zapatos, pero también es profundamente orgullosa de ser tal como es: “Una favelada que quiere salir del barro por su inteligencia” tituló el periodista que en su artículo adelantaba apenas algo de la historia: “Tengo tres hijos, dos varones y una nena; estoy desilusionada de los hombres y ahora vivo sola”. Dice que le gusta ayudar a las mujeres enfermas, arreglar algún desafuero familiar y que todo lo que pasa en el vecindario se convierte en su tema. “En el libro pongo lo que pasa en los barrios. Porque soy escritora anoto lo que sé en los papeles; porque soy madre, con la venta de fierros, latas y cartones, compro frijoles, pan y carne para mis hijos. Tengo que hacer fila para conseguir agua junto a mujeres groseras que hablan procacidades y se burlan de mí porque se han enterado que escribo.” El libro Quarto de Despejo resulta ser una extensa crónica que empieza con fecha de 15 de julio de 1955, silenciándose los años 1957-1958,para retomar impulso en 1959, finalizando el 1 de enero de 1960. Lo sella la editorial Abraxas y se vendieron noventa mil ejemplares. Con el dinero obtenido la autora pudo alquilar una casa en Río de Janeiro y dar escolaridad a sus hijos. Cuenta que su mayor alegría fue comprarle zapatos a su niña Vera Eunice. Citaremos un fragmento inicial de Quarto de Despejo: “No tenía un centavo para comprar pan. Entonces lavé tres botellas y las cambié en lo de Arnaldo y me dio pan. Compré 20 de carne. Un kilo de tocino y un kilo de azúcar y seis cruzeiros de queso. Y se acabó el dinero”... Citaremos un fragmento final: “1 de enero de 1960: espero que 1960 sea mejor que 1959. Sufrimos tanto en 1959 que uno tiene ganas de decir; vaya vaya no más... no lo quiero a usted más... ¡nunca más! Este 1 de enero me levanté a las 7 y fui a buscar agua”.

Todo el contenido de este amargo continente está manifestado, macerado y pintado por un único personaje: el Hambre. Encontré este libro en una librería de viejo de la Avenida de Mayo, en Buenos Aires. Creo que Carolina María de Jesús escribió alguno más, pero no hemos encontrado datos de ellos.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared