las12

Viernes, 29 de julio de 2011

PERFILES > MARIA EUGENIA BIELSA

La inesperada

 Por Sonia Tessa

María Eugenia Bielsa esquiva las respuestas fáciles. Contesta siempre con sinceridad, aun cuando diga lo que no se espera. La honestidad intelectual es su mejor carta de presentación. Su nombre adquirió rápidamente un peso propio en la escena pública santafesina, aunque en un principio haya estado más ligado a sus hermanos Marcelo y Rafael. Se la había barajado para disputar la intendencia de Rosario, pero declinó esa posibilidad para acompañar la candidatura a gobernador de Rafael como cabeza de la lista de diputados provinciales. Nadie, ni siquiera ella misma, esperaba los 311.497 votos que sacó en las internas abiertas, simultáneas y obligatorias del 22 de mayo. Pareció que la candidatura le había quedado chica. Con el sistema de boleta única que rige en la provincia de Santa Fe, donde se vota por categoría, no sólo superó los votos de su hermano, que quedó tercero en la interna, sino incluso los del ganador, Agustín Rossi. Lo mismo pasó el domingo pasado, cuando su lista ganó con el 34 por ciento de los votos y se quedó con los 28 diputados provinciales por la mayoría que estipula la Constitución provincial de 1962.

Bielsa llegó a las ligas mayores como sorprendente candidata a vicegobernadora de Jorge Obeid, en 2003. Ocupó su cargo con un estilo de presencia permanente donde fuera requerida, poniéndole el cuerpo, y la palabra, a los conflictos. No dudó en tomar medidas antipáticas para sus colegas de la política, como la limitación de los subsidios que tenían disponibles los senadores departamentales sin necesidad de rendir cuentas. Como presidenta del senado provincial, estipuló límites, rendición de cuentas y la obligación de publicar esos aportes por Internet.

Algunos peronistas tradicionales aún le reprochan que haya ordenado bajar las imágenes de Perón y Evita de su despacho, cuando asumió como vicegobernadora, porque se trataba de un lugar institucional. Ella priorizó hacer una gestión de puertas abiertas. Salió a pedir fondos a los empresarios para el Congreso de la Lengua y se granjeó el respeto de los hombres de negocios, sin renunciar jamás a decir que la política, para ella, era la manera de equilibrar a favor de los que menos tienen.

También ha manifestado su posición sobre la despenalización del aborto, al expresar que “hay muchos caminos para evitar el aborto, pero si no se puede evitar, hay que acompañar y proteger a la mujer en ese tránsito”. Lo dijo en 2003, cuando era compañera de fórmula de Obeid, católico practicante, y con sus variantes, repitió esa posición a lo largo de los años.

Fiel a sus convicciones, convocada a una reunión con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner después de las elecciones del domingo, volvió a mostrar que no es obsecuente. “Apoyamos los trazos gruesos del gobierno nacional”, dijo en una entrevista televisiva, y dejó en claro que se hace cargo de su proyección política.

María Eugenia es arquitecta, docente de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de Rosario desde 1981. La autoexigencia permanente encuentra sus raíces en la influencia de su madre, Lida Caldera, prestigiosa docente, que priorizó su desarrollo profesional, con un sacrificio adicional para que la familia no pudiera reprocharle nada. Fue directora del Servicio Público de la Vivienda en 1992, pero recién en 2003 se metió de lleno en la política. Por entonces, decía que había dos cosas que no quería perder. Una era la autenticidad y la otra, la valentía. “Para estar en estos lugares hay que ser valiente, saber decir lo que uno tiene que decir en cada momento. Si hay algo de lo que estoy convencida es que la gestión pública es un espacio invalorable. Yo creo que desde el Estado se puede hacer todo si vos lo querés hacer, si tenés una profunda vocación de servicio”, dijo en un reportaje para Las/12 en noviembre de 2003. El día después de las primarias del 22 de mayo, convertida en la sorpresa de la elección por la cantidad de votos recogidos, su primera reacción fue expresar que debía “pensar con mucha responsabilidad cuál es el mensaje de todos los que me confiaron su voto”. Ahora seguirá exigiéndose esa respuesta.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared