las12

Viernes, 5 de octubre de 2012

ESCENAS

Quiero ser, quiero entrar

La directora y actriz Analía Couceyro indaga en su última obra, Copia fiel, en los cuerpos clonados y lo hace en el nombre de personajes femeninos.

 Por Sonia Jaroslavsky

En la película de ciencia ficción futurista Nunca me abandones, de Mark Romanek (2011), inspirada en la novela homónima de Kazuo Ishiguro, un grupo de adolescentes, clones muy bien educados en una institución británica, se resignan ante su destino: ser seres clonados de sus originales para nutrir con sus órganos a sus modelos frente a alguna enfermedad que los podría llevar a la muerte. La película tiene una alta carga de melancolía y desolación, pero un hilo de luz se filtra con el acontecer de una pareja de clones enamorados que desean solicitar a las autoridades la prolongación de su existencia. Copia fiel, dirigida por Analía Couceyro, pareciera ir en esta misma dirección y continuar la reflexión e investigación que ya venía realizando en su anterior espectáculo, Dóciles y útiles. En esta ocasión arriesga un paso más y hace hincapié en el uso y abuso de cuerpos femeninos clonados.

Un internado donde se gesta y se cría a jóvenes mujeres que son conservadas para ser futuras donantes de órganos. Ellas fueron concebidas genéticamente, in vitro. Lo que se escenifica es un mundo adolescente que se vive lleno de contradicciones, con mucha crueldad y por sobre todo con un disciplinamiento estricto. En ese mundo, el grupo de diecisiete actrices egresadas del IUNA (Instituto Universitario Nacional de Arte), integrado por Maité Ovejero Quinteros, Dominique Maucci, Lola Banfi, María Emilia Ladogana, Eugenia Blanc, María Belén Fernández Díaz, Magalí Mella, Dorina Di Modica, Cecilia Peredo, Julia Garriz, Gisela Scafati, Lara Sol Gaudini, Viviana Ghizzoni, Maiana Vega García, Carolina Fernández Kostoff, Sabrina Dana y Virginia Azzaretti, dispara con frescura y humor este ámbito hostil y descarnado. Por fuera de Harvest, la institución, y manteniendo la urgencia y la presión en la trama se encuentra el exterior amenazante configurado en un grupo de humanistas –que no vemos pero escuchamos– enardecidos al grito de: ¡No se puede traicionar a la naturaleza!

La antropóloga Paula Sibilia en su El hombre postorgánico realiza un detallado estudio y reflexión acerca del cruce de la biología y la informática vinculándolo con los nuevos mecanismos de control del capitalismo posindustrial. Es así que en su sugerente capítulo titulado “Naturaleza” no podía no hacer mención a la reconocida novela Un mundo feliz, de Aldous Huxley, donde se pregunta por una sociedad dominada y administrada por la tecnociencia con sus fecundaciones, gestaciones y nacimientos en laboratorios, con sus vidas planificadas con perfiles genéticos predefinidos, sin enfermedades y con los procesos de envejecimiento y muerte perfectamente controlados. Un verdadero “mundo feliz” sin imprevistos de ningún tipo. En este sentido, la actriz y directora Analía Couceyro, como en sus anteriores trabajos, vuelve en la indagación sobre “la docilización de los cuerpos y la domesticación de las almas”, pero siempre desde un punto de vista de género.

Las chicas de este instituto luchan por sobrevivir frente al cierre inminente de la institución escolar, ¿laboratorio genético?, por no convertirse en desechos, en órganos de descarte, en carne putrefacta sin alma, frente al desmembramiento del proyecto en el que estaban inmersas y para el que fueron concebidas. En una sugerente canción con banda en vivo al mando de las mismas actrices dicen, gritan, su estribillo: “Aplácenme/ escúchenme/ Que hoy mi destino quiero entender/ Hay otra forma en la que puedo trascender / Lo digo aún más fuerte.” Porque al fin de cuentas ellas desean salir de una encrucijada: cómo dejar de ser mera mercancía que ofrece su carne para otros seres (fetos, órganos) y cómo no dejar de ser siendo lo que son.

Copia fiel: domingos a las 17.30, en Teatro Apacheta Sala Estudio. Pasco 623. Reservas: 4941-5669. Entradas: $45 y $35 para estudiantes y jubilados.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.