las12

Viernes, 4 de octubre de 2013

FESTIVALES

Una nube llamada Susie Asado

La cantautora alemana se presentó por primera vez en la Argentina, en el V Filba Internacional: deleitó con sus canciones multilingües y antes de emprender la gira de su nuevo disco, Onward Aeropuerto, habló con Las 12.

 Por Carolina Selicki Acevedo

“Clouds on my mind / if you’re a cloud / you’re my kind...” (“Nubes en mi mente / si usted es una nube / usted es mi tipo”). Así comienza una de las canciones del nuevo disco de la cantautora alemana Josepha Conrad, más conocida bajo su alter ego Susie Asado, aunque podría tratarse del fragmento de una poesía. Tal vez por eso o porque las artes siempre tienen un punto de conexión, el Goethe Institut la apadrinó en su participación en el V Festival Internacional de Literatura en Buenos Aires (Filba Internacional), que se desarrolló desde el 25 de septiembre hasta este miércoles 2 de octubre aquí y en Santiago de Chile.

Josepha actualmente vive en Berlín, pero gran parte de su infancia y de su adolescencia se dividió entre Frankfurt y Chicago. Dice que sus padres esperaban un niño y a su llegada conservaron el nombre pensado, alternando la última letra por una “a”: su primer vínculo con la literatura. A su vez, su nombre artístico honra el poema de Gertrude Stein. Al leerlo por primera vez no importó desconocer su significado, algo en su sonoridad, en sus palabras hizo eco en su interior y lo consideró una guía, incluso para armar el personaje que show tras show se pone su mejor vestido, se pinta los labios y toca el ukelele mientras canta rodeada de otros músicos. Sus días en Buenos Aires han sido intensos. Cantó junto al músico argentino Pablo Dacal en el Malba –donde fueron desafiados a versionar y traducir las letras del otro– y en el Festival Internacional de Poesía de Rosario; participó del “Cabaret literario” que desbordó la librería Eterna Cadencia hasta pasada la 1 de la madrugada del viernes y el domingo fue parte de la “Bitácora del Filba” junto a Federico Falco, entre otros, donde leyeron textos sobre diversas experiencias de la ciudad durante el festival.

Antes de emprender el viaje que la llevará de vuelta a Alemania y a la gira de dos meses para presentar su tercer disco, Onward Aeropuerto, Josepha conversó con Las 12, alternando el español –entusiasmada de practicarlo–, el inglés y el alemán (traducción mediante de Carla Imbrogno, una de las curadoras, del Goethe Institut).

¿Qué significa para vos esta presentación en la Argentina?

–Un regalo. Es la primera vez que visito la Argentina y estoy muy contenta de poder hacerlo junto a Daniela Seel –fundadora de la editorial Kookbooks, Berlín– y Alexander Gumz –también del sello Kook, que editó su último disco–. Incluso es el país que honra mi nombre (bromea). En Alemania participé de festivales que fusionaban literatura y música y como en mis canciones le doy mucha importancia a las palabras, disfruto siempre de invitaciones como ésta, en la que se da lugar a la fusión. Me gusta mucho viajar, tengo mis círculos en cada lugar.

Los círculos están muy presentes en tus letras también.

–Sí, acá di a conocer uno de los textos de mi blog “Instrucciones para hacer un círculo y romper el círculo”, traducido por Cecilia Pavón. También me gustan las nubes porque siempre transitan, cambian y no hay límites en el cielo. Creo que las mismas nubes viajan por todas las ciudades. Yo me siento una nube. No pienso en ningún idioma en especial, trato de no pensar tanto, porque las nubes no piensan.

Volviendo a la heterogeneidad de idiomas, tus shows junto a Pablo Dacal sintetizaron la idea...

–Fue fabuloso. A raíz de la invitación a cantar con él intercambiamos e–mails en español e inglés. Escribir y leer en español es lo que más me cuesta. Pero como las palabras no tienen un único significado, eso es en lo que quise centrarme. Decidí no utilizar diccionarios y traducir las letras de Pablo según lo que yo creía que significaban, desde el sentir. Busqué palabras que en inglés sonaran parecido. Y él, a pesar de no saber alemán, hizo una muy buena traducción.

¿Y cómo podrías “traducir” el concepto detrás de Susie Asado? ¿Tiene relación también con los ideales defendidos por Gertrude Stein?

–Susie Asado es una construcción. Para mis presentaciones yo decido ser Susie Asado. La primera vez que tuve que salir al escenario cantando sola, en febrero de 2007, necesité de una mediación que permitiera no entrar en pánico. Así surgió la idea de disfrazarme de esta mujer tan estereotipada. Y con respecto a Stein, totalmente de acuerdo con ella. Para mí el género es construido y por lo tanto construyo a esa mujer. No soy sólo mujer. Me siento hombre, me siento mujer, soy todo. Y como dije antes, soy una especie de nube, en constante transformación y viaje.

¿Sentís que hay un cambio de paradigma en los últimos años respecto de la concepción del género? ¿Encontrás alguna diferencia o semejanza entre Alemania y la Argentina?

–Sí, creo que hay más libertad. En Alemania hay cambios, pero van despacio. Tengo amigos que, por ejemplo, suelen alternar de género y les cuesta que los comprendan. No es algo que remita al afuera, es algo que se siente y ahí radica su complejidad. A mis 20 no necesitaba reafirmarme, pero luego, con los shows, decidí exacerbar los rasgos del personaje creado, Susie. Y respecto del peso de los mandatos femeninos, me sorprende cómo siguen vigentes, de un modo tan retrógrado. Siempre me preguntan: ¿estás casada?, ¿tenés hijos? Y no creo que les pregunten a los hombres estas cosas.

Su nuevo mantra

En su primer disco, Hello Antena (2008, Lolila), se permitió grabar con total libertad sobre letras que abordaban la geografía, el amor, las madres y México, sus fronteras y la antena como metáfora de la escucha al universo. El segundo disco, Traffic Island (2011, KOOK-Label), fue más perfeccionista: “Tres ediciones; tenía músicos muy buenos y por ello sentía mucha presión, incluí la experimentación”, contó Josepha y agregó: “Este último disco, bajo el sello Kook, que será lanzado el próximo 11 de octubre, se basa en la idea del impulso frente a la adversidad. En Berlín hay un aeropuerto que cerró en 2008, cerca de donde vivo. Todavía es un parque, pero en poco tiempo estará repleto de edificios. La gente hace picnics, barrileteadas. Berlín es como Buenos Aires, con poco verde. Entonces, en momentos en los que estuve mal me dirigí a lugares como ése, es como mi iglesia, y se me apareció la frase Onward Aeropuerto (“¡Adelante aeropuerto!”), y me gustó como título del disco; aquí aplicaría el ‘¡Vamos!’”.

Además de la estética que rodea al personaje Susie Asado, los videos de sus canciones sintetizan visualmente creatividad, sensibilidad y una narración a partir de la letra de cada tema musical (no dejen de ver el video de Little Plastic Figure, o el que da nombre a este último disco). Sus canciones colmadas de cambios de tonos, incorporación de sonidos ambiente, pasajes en distintos idiomas y un ritmo que deambula entre el folk y la música de cámara deben ser escuchadas a la par de esas imágenes creadas tan oportunamente por Veronika Samartseva y Anna Bergmann. En Onward Aeropuerto se destacan los clarinetes y los violines, con gran aporte de Ariel Sharatt, de Canadá, quien también canta en “Monstera deliciosa”. La autora confesó que su música tiene plena relación con su vida: “Mi departamento está rodeado de autobuses que pasan, por eso siempre busco ambientes que me alejen del ruido, pero luego incorporo todos los sonidos a mis temas”. Y sobre la literatura argentina acotó: “De chica leí a Borges y a Cortázar, poesías, ensayos, cuentos, pero ahora tengo ganas de leer más a las nuevas generaciones”.

Más info sobre Susie Asado: http://susieasado.com/

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Vito Rivelli
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.