las12

Viernes, 15 de agosto de 2014

MEDIOS

El amor es otra cosa

La revista para adolescentes TKM publicó la nota “Cómo levantarte a un chico más grande que vos”, donde incita a mentir la edad, comportarse como si fueran más grandes y vestirse con ropa ajustada y provocativa para seducir. El antimanual de lo que habría que promover para aceptarse. El programa “Con vos en la web” del Ministerio de Justicia alerta sobre esta publicación y recomienda la configuración de las redes sociales de forma segura. Para que las quieran, pero de verdad.

 Por Luciana Peker

TKM quiere decir en el lenguaje apretadito del chat te quiero mucho. Sin embargo, Facebook propone más espacio que lo apretujadito de los primeros diálogos electrónicos y el título canchero de la revista teen ya está, incluso, un poco demodé. Pero la idea es que como te quieren te dan la brújula de la felicidad. Y lo más grave es que TKM no sólo les dice a las chicas lo que tienen que hacer (en el pequeño manual ilustrado de la revista femenina cliché) sino que no les dice que se quieran y, en cambio, les propone que hagan cualquier cosa con tal de que las quieran.

A una adolescente le puede gustar, por supuesto, un chico más grande. El problema es que una publicación la incite a mentir, camuflarse, sexualizarse, no aceptarse y ponerse en riesgo con el supuesto objetivo de conseguir salir con ese muchacho.

“Cómo levantarte a un chico MAS GRANDE que vos!!!”, fue el título de una nota publicada por TKM, el 30 de julio, en Internet. “Seguí estos tips y hacé que él MUERA DE AMOR POR VOS aunque seas más chica” (las mayúsculas le corresponden a la revista), recomendó la editorial que se denomina “del mundo joven” y enumeró el know how del levante: 1) “Comportate como una chica más grande (si en el recreo lo ves pasar no te pongas a cuchichear con tus amigas, eso te hace ver chiquilina)”. La ilustración es de una pareja joven en la que el varón tiene a una niña a upa. 2) “No le digas tu edad de una: Tratá de hacerte la tonta. Si se engancha, después no le va a importar.” La recomendación raja la línea ética y la frontera del cuidado. Una niña o adolescente que se haga pasar por más grande puede exponerse, claramente, a una situación de riesgo con un varón mayor. Y la idea de que una chica se haga la tonta es lineal con el fomento de una generación de púberes huecas. 3) “Destacá tu cuerpo. Ponete ropa más ajustada, un poco de push up o maquillate. Tenés que lucir como alguien más grande.” No hay posibilidad de disfrutar de los dulces 16 (o alrededores) ni de los 12 sin que se infle el cuerpo femenino, se transparenten las nalgas y se expongan las lolas. Tampoco lucir la piel natural sin rojos estridentes en los labios ni las pesadas máscaras de pestañas. Y si la idea de hacer madurar a las niñas (para luego querer rejuvenecer a las adultas) no queda clara, la foto muestra a Tini Stoessel (alias Violetta) de chica junto a Peter Lanzani (con rulos naturales y al viento, cara de infancia no robada y un simple buzo gris playero) versus la Tini montadísima con top blanco prendido a la piel, mostrando el ombligo, los pantalones negros tan prendidos a la piel como si fueran la segunda piel, las cejas depiladas y los labios sobreactuados de colorado. 4) “Dejalo hablar. Lo típico de las nenas es que se ponen nerviosas hablando con un chico y lo cansen con temas que no le interesen. Dejalo que hable!!! Así aprendés un poquito de lo que le interesa y lo usás a tu favor.” Shhhhh, silencio hospital (de revistas) para modelos en silencio y exuberantes. No importa lo que las chicas tienen para decir sino lo que pueden escuchar para su único objetivo: la conquista del que sí puede hablar y decir cosas importantes. 5) “Evitá hablar de tus celebrity crush. Nunca le digas que estás enamorada de Justin Bieber.” Bueh, puede ser que en algo tengan razón. Es chiste. En realidad, las revistas estimulan el enamoramiento con ídolos adolescentes y después les dicen a las fanáticas que producen que tienen que avergonzarse de su fanatismo.

Los consejos siguen en el mismo tono con otras reglas de oro para que la línea entre la infancia y la adolescencia dé vergüenza: “6) Andá para adelante.” 7) “Hacete amiga de chicas más grandes. Si tenés amigas más grandes vas a tener más chances de que crea que sos más grande.” 8) “Hacete la interesante.” 9) “Frecuentá los lugares a donde va. Pero OJO: no vayas demasiado lejos. Si él va a bailar a boliches para mayores de 18, no está bueno que vayas. Tené cuidado.” 10) “No te apresurés. Pisá sobre seguro. No le digas tus sentimientos de una porque lo podés acobardar.”

Hay dos temas preocupantes de la nota de la revista TKM. Por un lado, los consejos que se les dan a las chicas para seducir a chicos más grandes están relacionados con negar sus particularidades y su identidad en pos de parecer ser alguien que no son. “No hables mucho que se nota que sos chica” o “no cuentes qué música te gusta” son ideas muy negativas para una adolescente que está en plena búsqueda de personalidad y espacios propios. Por otro lado, a diferencia de los adultos, que distinguimos los momentos offline de los online, los chicos suelen mezclarlos y transitar uno y otro sin demasiada distinción. Por ende, el consejo de la nota sobre mentir sobre su edad puede traspolarse a la web y al chateo. Si una chica incorpora la idea de mentir sobre su edad, puede posicionarse en una situación de gran vulnerabilidad respecto del otro”, remarca Ezequiel Passeron, coordinador del programa nacional “Con vos en la web” del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, que justamente aconseja a los chicos y chicas a que cuando hablen con desconocidos eviten dar datos personales como la edad, la dirección, las rutinas y las fechas de vacaciones.

En el proyecto estatal de manejo de Internet no demonizan a las nuevas tecnologías ni los gustos y formas de comunicación de pibas y pibes. Sólo les proponen conectarse y conocer gente minimizando los riesgos. Porque una situación habitual es que un usuario que dice ser adolescente, en realidad, encubra a un adulto con una foto falsa que pueda buscar imágenes de una chica, una cita de riesgo o, después de contar con información, extorsionarla con difundir datos o poses íntimas.

La periodista de nuevas tecnologías Irina Sternik señala la responsabilidad mayor: “Cuando hablamos de redes no sólo estamos hablando de Facebook. Existe Tinder, Badoo, WhatsApp, Twitter, Instagram, SnapShot, Yelp, decenas de aplicaciones que marcan nuestros pasos, con horarios de conexión, información de geolocalización, de chekin, de relacionamiento con personas y de fotos. Muchas veces veo perfiles de hijos de amigas y amigos abiertos, sin ningún tipo de configuración de privacidad y me pregunto si no es un problema de los padres más que de los hijos, porque son ellos los que tienen que aprender a utilizarlos para señalarles a los hijos cómo configurar que las publicaciones sean privadas, no indiquen desde dónde se publicó ni dejen expuestos los datos de las chicas”.

Más información: Con vos en la web, Ministerio de Justicia de la Nación (videos para adolescentes, talleres para escuelas, recursos para docentes, recomendaciones para madres y padres): www.convosenlaweb.gob.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.