las12

Viernes, 15 de agosto de 2014

ESCENAS II

Biografía emocional

La trilogía de Marina Sarmiento investiga el poder de la memoria desde los cuerpos del presente y el pasado como forma ineludible para entenderla. Todo en un cruce de teatro, danza y performance.

 Por Laura Rosso

Lejos es la segunda obra de una trilogía en la que Marina Sarmiento piensa la relación presente-pasado. Las tres obras son solos protagonizados por una mujer de su generación. La primera –donde trabajó junto a Lucía Savloff– se titula Eir; la segunda es Lejos, con Florencia Bergallo; y la tercera lleva por título Sarmiento, con ella misma como protagonista y donde aborda el vínculo entre la figura histórica de Domingo Faustino Sarmiento y su propia biografía. El disparador de esta investigación surge de pensar la memoria, el cuerpo y la representación desde un punto de vista generacional. De ahí la intención de llevar adelante este proyecto con mujeres que nacieron entre 1978 y 1979. Para el caso de Lejos, la directora partió de la hipótesis de que en su cuerpo (como en el de cualquiera) están los cuerpos del pasado. “Hay una memoria que arrastramos ineludiblemente, por eso investigar el cuerpo nos ayuda a entrar a otros modos de entenderla, aprehenderla y deconstruirla”, señala. La obra conjuga un cruce de lenguajes entre el teatro, la danza y la performance. A través de un relato que no es lineal se configura esa tensión biográfica entre pasado y presente. Desde el vamos, Marina (que además de actriz y directora es coreógrafa, bailarina/performer, licenciada en Trabajo Social y docente) supo que trabajar con la biografía de la actriz sería un puente para pensar no sólo la tensión pasado/presente sino para poner en escena otras problemáticas como la búsqueda de lenguajes a partir del cuerpo, la ficción, el vacío de la representación y la memoria. Dice que no sólo se hereda una memoria física sino también ciertos discursos y emociones, y que todo eso “se nos presenta como un ruido”. Cuenta: “La obra es en sí un estado del cuerpo y deconstruye algo que pasó volviéndolo un acto presente lo más crudo posible. Lejos busca como posibilidad traer al presente intensidades y no simulaciones”. En ese cruce de lenguajes, Marina se reconoce. Es parte de su modo de “pensar-crear”, dice. Tuvo una formación ecléctica: “Soy una apasionada autodidacta de las artes performáticas, visuales y leo todo lo que puedo sobre arte y transformación social. Por eso digo que mi vida ya se presenta así, en un cruce constante de contextos y lenguajes. Me interesa involucrarme con proyectos que ponen en jaque ciertos lugares hegemónicos del ‘cuerpo’ y su ‘expresión’”.

La obra pone en foco un trabajo gestual, de ritmos en las respiraciones y de posturas del cuerpo de la actriz que le imprime a la puesta una potencia expresiva arrolladora. Hay un texto que se enuncia al inicio y que ayuda como marco contenedor del despliegue escénico que realizará. Un trabajo brillante que desarrolla Bergallo –vestida con traje de esgrima y peinada con un rodete que parece querer encerrar un enigma–, en el que se superponen y acumulan capas de sentido entre el vacío de la representación y la deconstrucción de identidades. Al respecto, Marina señala: “De entrada sabía que quería trabajar con la potencialidad expresiva de una actriz y con la respiración como texto principal. Los pocos y cortos textos que aparecen están más ligados a estados emocionales del cuerpo o del recorrido que al relato narrativo”. “Lejos habita un no lugar”, sostiene la directora. Y agrega: “Nosotras siempre hablamos de aquello que pudimos romper como generación que tiene que ver con el silencio. Quizás entonces ése ha sido el desafío, traer ese ruido, esa voz que nació del silencio, con ciertos dolores, ciertas intensidades, ciertos estados que nos atraviesan y que van más allá de la lógica. Lejos intenta hacerse un poco cargo de esas cuestiones y compartir preguntas que rondan allí”. Los sentidos no se cierran sino que invitan a un espacio-tiempo distinto. Un otro mundo. “Lejos está ahí presente como acumulación de temporalidades que no terminan. Es un continuo que, quizá, nos permita alguna transformación.”

Lejos. Teatro Beckett. Guardia Vieja 3556. Jueves a las 21.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.