las12

Viernes, 15 de agosto de 2014

ALBúMINA

(Casi) una robochica

 Por Guadalupe Treibel

La diseñadora industrial Naomi Kizhne se ha tomado muy a pecho la idea de que los objetos ornamentales no sólo deben ser preciosos, también funcionales; entonces procedió a conceptualizar joyas con bonus track. A saber: “Los combustibles fósiles son cada vez más escasos y difíciles de extraer. Para superar la escasez de energía, habrán de desarrollarse nuevas tecnologías. En esa línea, NK ha propuesto el enfoque más novedoso de todos: cosechar y extraer la energía de nuestros propios cuerpos, a través de implantes de joyas que sirven como dispositivos de succión de energía cinética”, introduce el sitio especializado Wired respecto del desarrollo de la joven graduada de la Universidad Hadassah, en Jerusalén.

Cortito y al pie: los accesorios de la israelí –reunidos en una serie titulada Energy Addicts– se nutren de los movimientos involuntarios del cuerpo, al que considera “una fuente inagotable de recursos renovables” (siempre y cuando estemos vivos...). Porque el parpadeo, el pulso, la corriente de la sangre, todo es aprovechable gracias a esta tecnología de implante. Acorde a la propia explicación de Kizhne (autodefinida como “buscadora de composiciones perdidas” o “creyente del diseño simple con capacidades complejas”), su intención primera es generar debate alrededor de una pregunta capital: “¿Estaríamos dispuestos a sacrificar nuestras fisonomías con tal de producir más energía?”. Y luego: “Este podría ser nuestro futuro. Quienes no quieran que así suceda, necesitan empezar a cambiar las cosas”. Panicosos de las agujas, ¡avivaos!

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.