las12

Viernes, 20 de marzo de 2015

MONDO FISHION

La Cumparsita digital

 Por Victoria Lescano

Las ropas de la diseñadora Vanesa Krongold reflejan una apropiación del kitsch y de la cultura pop con una fórmula que se alimenta de la recolección de imágenes del mundo Google, las redes sociales plus insólitas combinaciones cromáticas. Con formación en indumentaria en la Universidad de Palermo –donde actualmente enseña estilismo–, suele ser requerida por diversas bandas de rock. “Vestí a las chicas de Lavial para la tapa de su disco y dos videoclips, a Bomba Estereo, Catnapp, a Valeria Gastaldi, a Cobra Kei y también algunas ropas para Viuda & Hijos en su retorno”, señala Krongold sobre sus frecuentes cruces con la música. El 12 de marzo en la locación Design Suites y en el contexto del ciclo Icon Design, curado por Natasha Ygel, presentó La Cumparsita, su colección para el invierno 2015 que dialoga con obras del artista Pablo Resoalbe. Mientras que las prendas reflejaron su devoción por los colores saturados, las estampas paródicas del lujo y guiños deportivos, la puesta en escena predicó un rescate de tecnología demodée (de cintas de VHS a celulares maquillados en color oro) que se replicaron tanto en las paredes del lobby del hotel boutique devenido galería y en los interiores de su piscina.

¿Cuáles fueron los disparadores de la colección?

–Durante el desarrollo de la colección leí la revista National Geographic que documentaba las bodas de las novias Pomak en una región en Bulgaria y luego encontré un documental sobre esas bodas que muestra el momento en que a la novia le pintan la cara de blanco con lentejuelas, y también cómo ese día su familia exhibe todos los bienes que poseen, al estilo venta de garaje. Dos frases muy curiosas del documental: “todo lo que no se muestra no existe” y “esto no fue creado por humanos”. Aprendí también que durante la infancia de esas niñas de Bulgaria sus familias coleccionan tejidos tipo de acolchados de colores pasteles y dorados para sumarlos a la exhibición del día de su boda, de ahí que me interesó reflejar la idea de llevarlo a mi universo que se acerca a lo deportivo, cómodo y sofisticado. El dorado fue un elemento importante que se trasladó desde la estampa del reloj gigante hasta el recurso de los aros de metal de cortina. Me interesa jugar con el límite entre el mal gusto y el buen gusto; en definitiva si no hay algo de mal gusto no me resulta interesante.

¿Cuál es tu ejercicio de estilo para cada colección y cómo definís las premisas de la marca?

–Por un lado, destaco la mezcla y las situaciones extremas que veo en la ciudad o las que aprecié en un viaje reciente a Bolivia. Pertenezco a la generación Facebook, Instagram y demás redes sociales, creo que el kitsch actual pasó a ser digital, así como antes juntábamos adornos del barrio chino ahora recolectamos imágenes por todos lados; de ese collage digital nace mi trabajo. Es un ejercicio mental y diario con el que vivimos. Me fascina lo insólito, lo vulgar del pop digital, el tumblr y observar el modo en todo eso confluye en el lenguaje de la moda.

¿Cómo definís la silueta VK y los posibles modos de uso de tus colecciones?

–Mi silueta es cómoda, rectangular, a veces marca la cintura pero permite pasar todo el día con esa prenda. Muchas veces es unisex, el límite se hace cada vez más inexistente y casi no hay diferenciación de género en mi marca.

¿Por qué la denominación La Cumparsita?

–Además de ser el nombre de una canción muy popular es una celebración lúdica, nostálgica y poética. Y en mi proceso y en el relato que cuentan los personajes en la pasarela hubo mucho de esos componentes. La pasarela representó la situación más ficticia y la mezcla de las texturas bidimensionales de las estampas y las tridimensionales de los bordados fueron los elementos que ayudaron para esa tradición de mostrar todo lo que una tiene, la ostentación un tanto pasada de moda y cierta nostalgia de alguna década pasada.

¿Cómo son las colaboraciones de Pablo Resoalbe para tus diseños?

–Pablo Resoalbe es un artista misionero que vive en Rosario con el que trabajo en conjunto hace dos años, en mi anterior desfile él instaló un dragón de papel en el pasaje Russell y luego dispuso un árbol escultura de papel en mi showroom. Decidí convocarlo para construir una puesta en escena que acompañe el relato festivo y cibernético de la colección. Con el lema de naturaleza y tecnología y un guiño a las décadas del ’80 y ’90 se recolectaron objetos olvidados como cassettes, VHS, filmadoras y se las planteó alrededor de la pasarela, pintados de color dorado, celeste y rosa. En las paredes se dispusieron árboles de papel que contienen estampados de mis colecciones anteriores. Trabajamos casi dos meses antes del desfile para generar un clima y un universo nuevo para el espectador. Lxs modelxs salían de una catarata hacia la pasarela planteada casi como un viaje hacia un tiempo no tan lejano. Pablo realizó las obras alojándose en el hotel, que funcionó como una residencia de artistas en las semanas previas al desfile.

¿Cómo se comercializa tu marca?

–En 2013 inauguré mi showroom y estudio en el barrio de Chacarita, ahí recibo a mis clientes, además vendo en varios multimarcas de Buenos Aires –Panorama, La Onion, Kabinett– y en una tienda de Córdoba llamada El Vestidor.

¿En qué difieren las prendas actuales del debut en Mundo Google?

–Creo que llegó el momento de combinar el Mundo Google inicial con mi mundo interno, donde además de colores saturados hay blancos dorados, tridimensión y negro. Y el desafío está en sensibilizar el proyecto hacia una propuesta de moda cada vez más segura y menos teenager.

Desde tu rol de docente de estilismo, ¿qué aporta ese oficio a la industria y por qué está tan en boga?

–Hoy todo es imagen, las marcas necesitan vender su producto y tener la mejor historia para contar. El estilismo se refiere a contar una historia a través de la combinación de prendas en una cantidad determinada de páginas. Intento que mis alumnxs aprendan a proponer y encontrarse con su identidad para plasmarlo en su trabajo como estilistas. Como todos pueden trabajar con imágenes el desafío está en diferenciarse.

Facebook/VanesaKrongold

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.