las12

Viernes, 14 de agosto de 2015

ESCENAS II

Multitudes silenciosas

En Combate de los pozos, el discurso político se trenza con los afectos, y lo público se toma del brazo con el corazón de lo privado.

Primero la palabra parece plegada a esa rutina del Congreso donde ya estaría delimitada por el discurso de las negociaciones, de la inmediatez política. Pero la soledad que se instala en el recinto cuando una diputada y sus asesores se reconocen abandonadxs en ese lugar convertido en laberinto por el artilugio del silencio, provoca pequeñas imprecisiones, dificultades en la sucesión de las letras que delatan una torpeza, un mecanismo interno que comienza a desajustarse.

Antes, un ex diputado los había aislado con su voz delirante y ese desvío los dejó en una zona irreal, atascadxs frente a una manifestación muda que disparó el escape. Ante la falta de lenguaje lxs diputadxs respondieron con la huida.

Pero la dramaturgia de Andrea Garrote se estructura en paralelo. Estos personajes tienen una réplica exacta que utiliza sus nombres y habita su casa mientras ellxs permanecen en suspenso, fatigadxs en pequeñas rencillas, como una suerte de retazo onírico en lo que parecía una escena realista.

Sus dobles se dejan ganar por la belleza de armar una revista política con un diseño ilegible, donde Badiou se combina con el dadaísmo y la matanza de pollos. Ellxs quieren hacer algo con todo ese conocimiento, con todas sus lecturas y sus ejercicios abstractos. Quieren combatir la dialéctica. Demostrar que un concepto no tiene por qué definirse en oposición a otro. Ellxs, en ese mundo donde el dinero devaluado de los ochenta convive con los celulares táctiles como un destello vintage que, tal vez, anticipe otro surrealismo económico, descubren, más allá de la parodia y la risa dulzona con la que el público resguarda su candidez intelectual, que el poder reside en construir un artefacto político que no pueda ser refutado.

El Parlamento es el coliseo del virtuosismo oratorio. Allí tiene lugar una contienda que debería ganar el que mejor argumenta. Pero la política nunca podrá contarse solamente en esos términos, más allá de la monumentalidad edilicia que alberga a esa palabra. Una serie de prácticas buscaron históricamente socavar su sentido para que las decisiones ocurrieran por fuera de esa escena.

Lo que muestra Combate de los pozos es esa desarticulación donde el pensamiento parece encerrado en una casa, en la torpeza de una publicación sin lectores, mientras las riñas de familia deciden acuerdos políticos. Todo se vuelve banal, motivo de risa para lxs espectadores, hasta que Garrote decide correrse del ya transitado lugar de la ironía para instalar un escenario que, atrapado en cierto delirio, se vuelve contundente al asumir la política como una materialidad, una acción a la que se deberá apostar.

Donde parecía que nada iba a ocurrir, más allá de comer empanadas y enumerar sumarios irrealizables, el descubrimiento del silencio como el medio ejemplar para evitar la refutación opera como un diálogo de la autora con el presente más inmediato.

Mientras la política se alimenta y deshace en una voluntad argumentativa, algunos pensadores se ocupan en señalar que no es por la vía de la razón que lxs sujetxs pueden ser convencidxs. La delimitación de espacios vacíos donde circulen numerosos sentidos que no se cristalicen de forma permanente en un nombre, como explica Alain Badiou su concepto del acontecimiento, podrían formar parte de la inspiración teatral de Garrote cuando aparecen como un recurso para neutralizar el poder estatal.

Si la confrontación ideológica que expresa una vitalidad, un conflicto deslumbrante, manantial de protagonistas, fue ensombrecida por la televisión al convertirla en un cotorreo morboso, Garrote juega a imaginar que el silencio será algo así como el arma que dañe los fundamentos de la política. Similar a lo impolítico que propone Roberto Espósito. Un poder que no sea soberano, como anuncia el filósofo Giorgio Agamben. La potencia de no, que aquí se expresa como la posibilidad de hablar y elegir no hacerlo, instancia que Agamben define como libertad.

Combate de los pozos, escrita y dirigida por Andrea Garrote, se presenta los viernes a las 20.30 en el Teatro Beckett, Guardia Vieja 3556, CABA. Tel.: 4867-5185.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.