las12

Viernes, 25 de enero de 2008

TALK SHOW

Esos vínculos indelebles

 Por Moira Soto

Por cada película que tiene como eje temático la relación padre e hija –por poner un ejemplo recordable: Daddy Nostalgie, 1990, de Bertrand Tavernier, con Dirk Bogarde y Jane Birkin, sublimes–, padre e hijo o, inclusive, madre e hijo, es fácil encontrar, diez, doce que se ocupan del –casi siempre conflictivo– vínculo entre madres e hijas, una cuestión particularmente subrayada en la década de los ‘90, época en que también se conocieron varias obras de teatro centradas en esa compleja relación que sin duda vio acentuadas sus confrontaciones en la segunda mitad del siglo XX, cuando el tradicional modelo femenino empezó a romper el cascarón. Un reciente estreno de teatro es justamente la adaptación de uno de esos films que desarrollaron en los últimos años la confrontación madre-hija, Solas (1999), del entonces debutante Benito Zambrano, un sevillano que optó por perfilar a dos mujeres del interior de Andalucía, de condición modesta, sufridora y resignada la madre, rebelde y amarga la hija treintañera que no sabe cómo despegar del modelo materno que rechaza, y ha escapado a la ciudad para alejarse de un padre despótico y maltratador.

Si de citar títulos de otras películas afines se trata, y ya que partimos de España, se podrían nombrar varias de Almodóvar, particularmente Tacones lejanos (1991) con Marisa Paredes y Victoria Abril. Un año antes, Mike Nichols dirigió las batallas entre Shirley McLaine y Meryl Streep en Recuerdos de Hollywood (Postcards from the Edge), donde estas actrices encarnaban a Debbie Reynolds y Carrie Fisher (según el libro de esta última); Wayne Wang se internó con mucha empatía en los laberintos matrilineales en El club de la Buena Estrella (1993) y más tarde acompañó el ríspido camino emprendido por una progenitora que no acepta el paso de los años (Susan Sarandon) y una hija adolescente de mirada crítica (Natalie Portman) en Cambio de vida (Anywhere but here, 1999); Kathy Bates y Jennifer Jason Laigh ajustaban cuentas en Dolores Clayborne (1995), lo mismo que Phyllida Law y Emma Thompson (madre e hija en la vida real) con otro estilo y en otra geografía en La visitante del invierno (1997). Jodie Foster dirigió en 1995 Feriados en familia (Home for Holidays), protagonizada por Holly Hunter, tironeada entre su madre Anne Bancroft y su hija adolescente Claire Danes (en plan de salirse de la virginidad).

Hay más títulos, ciertamente, que dan reiterada cuenta, con diversos grados de profundidad y calidad, de estas relaciones tan complicadas. Ingmar Bergman se adelantó en 1978 con su Sonata otoñal, fuerte careo entre madre madura concertista de piano e hija quejumbrosa, film que fue diestramente adaptado al teatro y que en 2002 encabezaron Leonor Manso y Virginia Innocenti (dos laburos impresionantes). Precisamente, Manso es la intérprete de Solas, la transposición a la escena –no tan lograda, lamentablemente, como la del film de Bergman– que se estrenó hace un par de semanas.

Una versión que empobrece y en algún punto desvirtúa el original –en el final, los dichos del vecino sobre el aborto casi parecen un mensaje de los pro-vida– y a la que le restan intimidad la confusa escenografía y la multiplicación constante de espacios (mediante el subterfugio de correr un estante con botellas, otro con yogures y sándwiches, una camilla con el enfermo...). Sin embargo, la nobleza, la hondura y el compromiso de Leonor Manso y Julieta Díaz con sus respectivos personajes de Rosa y María, enaltecen esta producción, poniéndola por encima de su precario texto dramático y otras limitaciones. Merece mencionarse, como fenómeno aparte, el llanto casi colectivo que esta representación provoca en las espectadoras, seguramente muy tocadas por el tema de la violencia machista que han sufrido ambos personajes protagónicos y que amaga con volver a estallar durante toda la obra. Una catarsis semejante a la que se producía entre el público femenino de origen judío el año pasado con la pieza Tribunal de mujeres, sobre la misoginia y la represión de género de la ortodoxia más intransigente.

Solas, en el teatro Metropolitan, Sala 2, Corrientes 1343, de miércoles a viernes a las 21, los sábados a las 20.30 y a las 23, y los domingos a las 20.30, 5277-0500 - www.plateanet.com

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.