las12

Viernes, 22 de julio de 2011

YOLANDA NAVAS, GRUPO TITIRITAINAS, ECUADOR

NADIE EXPULSA A EVA DEL PARAISO

Entre muchas otras cosas, desde hace 7 años organiza el Festival Internacional de Títeres Con Bombos y Platillos en su país.

Un día dijiste... “Quiero ser titiritera”. ¿Cuándo fue?

—Cuando era niña, vi un espectáculo en la escuela. Recuerdo la adrenalina que corría por mi cuerpo: un gesto era capaz de provocarme risotadas y un miedo que aún me corre por la espalda. Ahí lo supe. Pero lo recordé muchos años después, en una presentación: estaba dentro de mi teatrino y tuve la misma sensación.

¿Empiezan a encontrarse, por su parte, las mujeres titiriteras? ¿Por qué?

—Me entusiasma encontrarme con creadores diversos, lejanos y tan cercanos a la vez. Existimos más y más mujeres titiriteras solistas, porque podemos desarrollar personajes masculinos con solvencia, tenemos capacidad física para viajar, podemos afrontar situaciones que antes eran exclusivas de los hombres, incluso socializar y hablar del oficio.

¿Qué propone el espectáculo que vas a mostrar en La Boca?

—Sopa de ladrones es una síntesis de lo que creo y lo que no creo. Propone una forma divertida y relajada de esperar el fin de la soltería. Como en el chocolate, en la suma de sabores, recuerdos, olores de barrio y personas que están en mí y me identifican, busco que mis historias tengan una denominación de origen, un sello postal.

Los muñecos pueden ser un canal también para educación, rehabilitación, terapias... ¿Recordás algún uso, en esta línea, que te haya parecido inolvidable?

—Sí, mi experiencia como facilitadora en una cárcel de varones en Quito. La idea era formar un grupo de titiriteros. Tuvimos algunos encuentros, escogimos el nombre: “Ex-preso”. Pero todo quedó en proyecto cuando la cárcel se quemó y ellos tuvieron que ser trasladados. Nunca olvidaré la emoción infantil que sentían al ver la obra.

Se trata de un arte tan antiguo... ¿Cómo hace para conservar la mística?

—Los titiriteros fueron, entre otras cosas, “pasquineros”, llevaban y traían noticias. Para mí, conservar la mística pasa por proponer una situación sobre la que se debe discutir, o al menos no olvidar. Las sensaciones que día a día me deja este oficio las puedo sintetizar así: amasando papel, mezclando madera con pintura para crear Adanes sin costillas y Evas rompecorazones que jamás echaremos del paraíso. Somos tantos en el mundo, incontables, titiriteros, creadores, la comparación es sólo coincidencia. No existe una razón para serlo. Hay motivos de alegría, de vínculo con lo eterno, con lo inmortal, para darnos el gusto de saborear el maravilloso invento de la libertad.

Compartir: 

Twitter
 

LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.