libero

Lunes, 27 de noviembre de 2006

FúTBOL › ARSENAL SE HABIA PUESTO PRONTO EN VENTAJA

En cinco minutos, Independiente lo dio vuelta a puro Gioda

Un error del defensor les había permitido a los visitantes abrir el marcador. Pero luego, un zurdazo y un toque le permitieron tomarse revancha y cambiar silbidos por aplausos.

Las prohibiciones quedaron guardadas en un cajón y la gente volvió a la cancha. Y volvieron los festejos, los gritos de aliento y los aplausos multitudinarios. Pero también volvieron los exigentes; los que no se conforman sólo con un buen resultado. Esos mismos fueron los encargados de silbar e insultar a Leandro Gioda. El defensor se equivocó en una salida y su error desembocó en el gol de Raymonda, que puso en ventaja a Arsenal. La revancha iba a llegar minutos después. Otra vez apareció en el centro de escena Gioda. El defensor se agigantó en el área del visitante y marcó los dos goles de Independiente para dar vuelta el resultado, desatar la locura en las tribunas locales y transformar, de manera instantánea, el reciente recuerdo de los silbidos por aplausos.

El trámite del partido comenzó muy adverso para Independiente. A los 9 minutos, Gioda se tropezó con la pelota y le dejó servido el balón a Obolo, quien asistió a Raymonda. El enganche corrió 30 metros con la pelota y sacó un derechazo cruzado que entró pegado al palo ante el intento estéril de Ustari. Arsenal sacó una ventaja exagerada. Porque, hasta ahí, el conjunto dirigido por Gustavo Alfaro desplegaba un planteo mezquino basado en una sólida defensa. Las especulaciones de Arsenal fueron favorecidas con la falta de claridad de los jugadores locales. Y los festejos por el triunfo ante Racing mutaron en silencio. Los aplausos se transformaron en un generalizado murmullo ante cada imprecisión. Incluso hubo lugar para los silbidos a Gioda, el principal responsable de la desventaja.

Montenegro continuaba fuera del circuito creativo. Sosa se retrasó para reemplazarlo, pero tanto Castiglione como Ortiz se apoderaron de la mitad de la cancha. La pelota parada se convirtió en la única alternativa para generar jugadas de riesgo. Precisamente ésa fue la vía que posibilitó la remontada del equipo de Jorge Burruchaga. Gioda tomó un rebote tras un tiro de esquina de Montenegro y marcó el empate con un potente zurdazo. Un plateísta se descargó a los gritos: “Insultalo ahora”, le recriminó a un grupo de hinchas.

Gioda se terminó de reivindicar con un nuevo tanto. Fredes envió un centro desde la derecha, que Denis conectó al travesaño. En el rebote, Gioda, debajo del arco, empujó la pelota y puso en ventaja al local. En el complemento, el local se ocupó de cuidar la ventaja. Pudo haber perdido los tres puntos, pero Ustari desvió un cabezazo de López y un remate de Loeschbor. Y volvieron los aplausos. Esos mismos que se habían ido la fecha pasada. La hinchada terminó coreando su nombre. Gioda se disfrazó de ídolo para dar vuelta un partido complicado y sumar una nueva victoria en el campeonato.

Informe: Hernán Matz

Estadio: Independiente.

Arbitro: Rafael Furchi.

Goles: 9m, Raymonda (A); 33m y 38m, Gioda (I).

Cambios: 46m, A. Gómez (5) por Garnier (A); 66m, Alvarez por Matheu (I); 66m, Yacuzzi por Casteglione (A) y Valdemarín por Caffa (A); 74m, R. Díaz por Sosa (I); 78m Armenteros por Montenegro (I).

Incidencia: 90m, expulsado Herrón (I).

Compartir: 

Twitter
 

Leandro Gioda festeja el segundo de los dos tantos que convirtió.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.