libero

Lunes, 29 de octubre de 2007

FUTBOL › SE VIENE EL MUNDIAL Y RUSSO NO ENCUENTRA EL EQUIPO

Adentro, también confundido

 Por Facundo Martínez

El sábado, cuando Boca visite en Avellaneda a Racing, arrancará para el equipo de Miguel Russo el tramo final del torneo Apertura, que lo tiene entre los candidatos al título, a sólo tres puntos de Lanús, el líder, y a uno de los dos escoltas, Independiente y Tigre. Serán cinco partidos a todo o nada, pero, además, serán encuentros clave para fortalecer el espíritu del grupo previo al viaje a Japón, donde disputará el Mundial de Clubes que organiza la FIFA con los campeones de las distintas confederaciones, más un equipo invitado del país organizador.

Por todo lo que habrá en juego, no será fácil este final de torneo para Boca. A las dificultades que le presenta el fixture del torneo local, los boquenses tendrán que sumarle la presión por la proximidad del máximo objetivo del semestre, el Mundial de Clubes, que para colmo los encuentra en medio de una crisis futbolística importante y con una floja cosecha de resultados, ya que de los últimos 12 puntos, apenas consiguieron 4.

Durante esos encuentros, en los que perdió con Newell’s en Rosario, venció luego a San Lorenzo, fue ampliamente superado por River en el Monumental y empató en la Bombonera con Estudiantes, el equipo de Russo, lejos de disimular sus falencias, las acentuó, ganando terreno las cuestiones del vestuario, algo a lo que Boca se había desacostumbrado.

Además, Russo no ha logrado encontrar el equipo y, encima, lejos de relajar presiona atando su continuidad a los resultados de los próximos siete encuentros: los cinco del Apertura y los dos que jugará en Japón. Las constantes pruebas del entrenador en el mediocampo son una muestra clara de la situación. Ya nadie puede dar un equipo de memoria, aunque también a ello contribuyeron las expulsiones que viene sufriendo el equipo: cuatro en lo que va del torneo, todas en partidos en los que Boca no resultó vencedor (empató dos y perdió dos).

El mediocampo es la zona más crítica. Para enfrentar a Racing, Battaglia, que arrancó el torneo como doble cinco sin producir nada interesante, se perfila como volante por la izquierda, puesto en el Russo ya probó con Dátolo, Cardozo y Alvaro González. Ledesma, por su expulsión ante Estudiantes, será reemplazado por Alvaro. Gracián seguirá con la imposible tarea de reemplazar a Riquelme, lo que al menos le permitirá ganar confianza de cara al Mundial. Y Banega volverá a hacerse cargo de la marca y la distribución en el medio después de haber sido blanco de durísimas críticas por su floja actuación en el superclásico.

Recién el sábado se podrá constatar si el parate por las elecciones presidenciales favoreció en algo al plantel boquense, sobre todo en lo que respecta a las tareas de sus delanteros, Palacio y Palermo. Mucho dependerá de ellos Boca para levantar su imagen de cara a lo que viene.

Por ahora, el fixture, al igual que a Independiente, no lo favorece en nada. Después de Racing, recibirá al Vélez de La Volpe en la Bombonera, luego irá a Sarandí para medirse con Arsenal y tendrá un cierre a pura emoción, frente a Lanús y Tigre, que podrían llegar a eses encuentro con iguales chances de obtener el título.


Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Macri se va, pero todavía detenta el poder.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.