libero

Lunes, 3 de marzo de 2008

FúTBOL › PERDIO ANTE NEWELL’S, QUE LO ALCANZO EN LA TABLA DE LOS PROMEDIOS

Racing siempre puede hundirse más

En un partido de esos que se olvidan fácilmente, la única diferencia la marcó el gol de Salcedo. Al equipo de Avellaneda no le alcanzó con la chispa de Maxi Moralez, abusó de los centros a Sava y lo preocupa cada vez más su posición en la zona de abajo.

 Por Eduardo Castilla
desde Rosario

Como en el campito, con palos y travesaños imaginarios, o las canchas con arcos de madera de los barrios y donde el dueño de la pelota anuncia que el que convierte el gol gana, Newell’s y Racing establecieron un acuerdo tácito para asemejar la definición del juego a lo que ocurre en el otro extremo del profesionalismo. La actuación de los dos equipos acarició lo decepcionante, con momentos de desprecio por el buen trato de la pelota, y sólo una acción extemporánea pudo arrancar una sonrisa. Así resultaron las cosas hasta que la conexión paraguaya funcionó en el Parque: de un largo saque de Villar, Salcedo ganó terreno dentro del área y, desde una cerrada posición, reventó el ángulo más lejano de Hilario Navarro.

El encuentro fue decididamente aburrido, con pulsaciones multiplicadas por una situación que no es la mejor para ninguno de los exponentes. Hasta se parecieron en la forma de terminar la mayoría de los avances a campo rival: centro para que Salcedo y Sava pudieran acertar.

Da Silva rompió la monotonía cuando, tras recibir de Cabrera, encaró a Sosa por la derecha y tras imponerse en velocidad quedó frente al arquero racinguista, pero su disparo final se estrelló contra el parante más lejano de Navarro, en la jugada más clara del primer tiempo.

Tras la chance desperdiciada por los rojinegros, el juego entró en una depresión que sólo logró modificar Maxi Moralez con una corrida de 50 metros y un posterior remate que se fue apenas unos centímetros por encima del travesaño. El resto del tiempo se dilapidó en una catarata de centros que siempre fueron despejados por los defensores. Un potente tiro libre ejecutado por Sava al palo de Villar, que el paraguayo sacó al corner, le dio otra perspectiva a la segunda mitad. Ñuls retrocedió en el campo y los de Micó se instalaron tímidamente en terreno rojinegro.

El dominio le permitió a la visita generar otra acción de riesgo cuando el chiquito Moralez remató con imperfección y habilitó a Manicero por el otro costado. Pero el delantero que durante la semana presionó para estar desde el arranque llegó forzado y Villar volvió a demostrar su jerarquía, interponiéndose entre la línea de gol y la pelota.

Sin ser más, Racing inclinaba la cancha. Hasta que Villar sacó largo, los centrales fallaron en el despeje, y Salcedo sacó a relucir otra faceta de su juego con un derechazo impresionante que terminó estampado en el ángulo superior derecho, ante la inexpresiva reacción del uno académico.Ese gol partió a Racing en mil pedazos y fortaleció el ánimo de Newell’s. Con el marcador a su favor comenzó a mostrar caras nuevas desde el banco y Caruso Lombardi apeló a la frescura y rapidez de Llama para liquidarlo de contragolpe, aunque nunca terminó de redondear una jugada.

Los instantes finales fueron de pura emoción. Caruso Lombardi le entregó una oportunidad a un rival que estaba sin piernas ni ideas, con un cambio tribunero. Sin Da Silva no hubo quien aguantara la pelota, pero los rojinegros defendieron con enjundia un triunfo con sello de final.


Estadio: Newell’s.

Arbitro: Héctor Baldassi.

Gol: 63m, Salcedo (N).

Cambios: 68m, P. Pérez por Cabrera (N); 70m, Llama por Donnet (N); 76m, Avalos por Manicero (R); 86m, Arrieta por Yacob (R) y Zapata por Da Silva (N).

Compartir: 

Twitter
 

Nicolás Cabrera encara ante la marca del paraguayo Bonet
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.