libero

Lunes, 9 de marzo de 2009

FúTBOL › GALLARDO SE ANOTó CON DOS GOLAZOS EN UNA MERECIDA VICTORIA ANTE ARSENAL

El DT de River tuvo muñeca y Muñeco

Gorosito sostuvo a Fabbiani y metió a Gallardo en el momento justo. Por eso y también porque estaban Falcao –que hizo un gol– y Barbosa –que atajó todo–, River consiguió un importante triunfo contra Arsenal.

 Por Juan José Panno

River superó todos los obstáculos. Le ganó a Arsenal, que no es un equipo fácil; venció a sus propios fantasmas; se recuperó de la injusticia de un penal que no existió y una expulsión absurda; atravesó la desconfianza que provocó que Gorosito dejara en la cancha a Fabbiani después de un flojo primer tiempo; lavó la derrota de la semana pasada contra San Lorenzo; aguantó un rato con un jugador y medio menos cuando se lesionó Gerlo y ya se habían hecho los tres cambios y luchó exitosamente contra la desconfianza de un público proclive al murmullo frente a un mal pase.

El partido se le había vuelto complicadísimo por esa multiplicidad de razones, pero River acumuló argumentos individuales y colectivos que convirtieron en justa, merecida e indiscutible su victoria.

El equipo local tuvo:

-Una marcada actitud ganadora en todo momento, en igualdad o inferioridad numérica.

-Un volante inspirado. Gallardo jugó un ratito y tocó poco la pelota, pero cuando la tocó le puso luz a su actuación y a la de su equipo. En el primero de sus goles midió un derechazo con la cara externa del botín y colocó la pelota por sobre la cabeza de Campestrini. En el segundo metió un exacto cachetazo de zurda sobre la salida del buen arquero de Arsenal.

-Un delantero en gran nivel. El colombiano Falcao señaló un gol e inquietó siempre. Aun en los momentos más flojos de su equipo se las rebuscó solo para complicarles la vida a los defensores y al arquero rival.

-Un arquero sólido que atajó todo lo que le tiraron (salvo el penal, claro). Barbosa no dio nunca rebote y transmitió la seguridad que no pueden alcanzar los eventuales ocupantes de la línea de cuatro.

-Un técnico inteligente que optó por rearmar la línea de cuatro luego de la expulsión de Nicolás Sánchez y les dio libertad a los laterales para que pasaran al ataque. De hecho, el primer gol nació en un gran desborde de Villagra y el centro justito para la cabeza de Falcao.

-Un delantero que respondió al respaldo que le dio el técnico. Cuando se esperaba la entrada de Rosales, Gorosito apostó fuerte por la continuidad y Fabbiani participó en las jugadas de los dos goles de Gallardo: pase directo en el primero, luego de defender muy bien la pelota, y pase a Falcao, que a su vez se la extendió a Gallardo en el segundo.

Para que el partido resultara atractivo, Arsenal opuso su juego prolijo; su convicción para hacer circular la pelota en torno de Cristian Pellerano; la peligrosidad de sus delanteros Leguizamón y Matos, que contaron con las ventajas de la mala defensa local; y su búsqueda intensa cuando quedó en desventaja. El equipo de Garnero se había retirado con una inesperada ventaja al final del primer tiempo, como quedó dicho (1-0 y el rival con diez), pero sus intenciones de enfriar el juego chocaron rápidamente con la realidad de ese cabezazo de Falcao, libre de marcas.

Cuando Arsenal decidió que el partido fuera de ida y vuelta pensando en el hombre de más, resultó ser que River pegaba más y mejor. Y después del 3-1, todos los intentos del equipo visitante murieron en las tenazas de Barbosa.

River logró tres puntos que valen doble si se considera que recuperó la confianza y que el recuerdo de la derrota contra San Lorenzo empieza a volar junto con todos los demás fantasmas.


Estadio: River.

Arbitro: S. Laverni.

Goles: 45m, Leguizamón (A), de penal; 47m, Falcao (R); 66m y 77m, Gallardo (R). Cambios: 46m, Gerlo (5) por Abelairas (R); 58m, Marcone (5) por Casteglione (A); 65m, Archubi por Villagra y Gallardo por Buonanotte (R); 73m, Sava por Díaz (A); 78m, Jara por Carrera (A).

Incidencias: 45m, expulsado Sánchez (R); 74m, expulsados Sena (A) y Archubi (R); 83m, expulsado Matellán (A).

Compartir: 

Twitter
 

Gallardo saca el disparo que se transformará en su primer gol. Jugó poco, pero la tocó lo necesario.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.