libero

Lunes, 9 de marzo de 2009

FúTBOL › INDEPENDIENTE LE RESPONDIó A LAS CRíTICAS DE COMPARADA CON UN GRAN TRIUNFO

Una alegría que no tiene comparación

Con dos tantos de Daniel Montenegro (el primero un golazo, el segundo de penal), el equipo de Pepé Santoro superó a Boca, que tuvo pocas respuestas físicas y futbolísticas. Boca terminó con dos hombres menos por las expulsiones de Mouche y Battaglia.

 Por Adrián De Benedictis

La urgencia que tenía Independiente en el encuentro de ayer ante Boca era enorme. La inestabilidad del equipo no sólo hacía dudar del proyecto futbolístico, sino que también estaba en juego la continuidad del entrenador Miguel Santoro. Pero, como suele ocurrir en esos momentos, el que terminó despejando toda esa incertidumbre fue un futbolista con capacidades diferentes al resto. Daniel Montenegro se encargó de transformarse en el líder para llevar al conjunto de Avellaneda al triunfo y también fue el protagonista principal de la noche, aportando los dos goles que determinaron la tercera derrota del campeón en este certamen.

El capitán de Independiente inició el encuentro sabiendo que no tendría enfrente al estratega de Boca, Juan Riquelme, quien fue preservado debido al mal estado del campo de juego de la cancha de Huracán. Si bien Riquelme iba a ser titular, cuando los jugadores salieron para ver en qué condiciones se encontraba el césped, se decidió que en su lugar jugara Leandro Gracián. De esa manera, Montenegro comenzó a prevalecer en la disputa personal de los enlaces, teniendo en cuenta que, más allá de que no apareció en toda su dimensión durante el primer tiempo, con pocas jugadas se destacó entre los locales.

Además, Independiente contó con la ventaja de tener un hombre de más desde los 24 minutos, por la expulsión de Pablo Mouche. Pero el equipo de Avellaneda no podía hacer notar esa diferencia, y sus llegadas eran con tiros de media distancia, al igual que su rival, que sólo mostraba más empeño en el momento de recuperar la pelota. Encima, la defensa de Independiente tampoco transmitía seguridad, y las desatenciones aparecían en cada aproximación de Boca.

A Montenegro no le importó todo eso, y comenzó a revertir la realidad de su equipo apenas comenzado el segundo tiempo. Curiosamente, Riquelme ya estaba en el lugar de Gracián. La primera oportunidad que le dieron, Montenegro no la desperdició y convirtió el primer gol con una gran definición. El volante se adueñó de la pelota cerca del círculo central y encaró por el centro, después de hacerla pasar por entre las piernas de Vargas, le pegó de derecha para ubicarla al lado del palo izquierdo de Abbondanzieri.

Boca comenzó a desesperarse mientras acumulaba delanteros (ingresaron Figueroa y Viatri para acompañar al solitario Palermo), pero seguía sin encontrar los caminos. Del otro lado, Montenegro dejaba en una clara posición para convertir al chico Mazzola, pero éste tardó en definir.

Y finalmente Montenegro iba a coronar su gran noche con un tiro penal, luego de una salida apurada de Abbondanzieri que terminó cometiendo falta sobre Mazzola. El capitán aumentó la ventaja con un tiro rasante, al lado del palo derecho, ante un arquero que eligió el otro lado. Boca ya no tenía argumentos futbolísticos ni anímicos para revertir la situación, y su mayor apuesta eran los pelotazos largos para encontrar la cabeza de alguno de sus goleadores.

Cuando Battaglia se fue expulsado a tres minutos del final, y luego de que Fredes no pudiera convertir el tercero con un remate desde lejos, donde la pelota picó en el área chica y se fue por arriba, Montenegro ya disfrutaba del placer que significa escuchar su nombre de boca de todos sus seguidores. Esos mismos que no olvidarán la actuación de su hombre más preciado.


Estadio: Huracán (local Independiente).

Arbitro: Sergio Pezzotta.

Goles: 55m y 78m Montenegro (I), el segundo de penal.

Cambios: 45m Riquelme (4) por Gracián (B); 56m Mazzola (5) por Sosa (I); 61m Gavilán por Ledesma (I) y Figueroa por Gaitán (B); 69m Fredes por Moreno (I); 76m Viatri por Vargas (B).

Incidencias: 24m, expulsado Mouche (B); 87m, expulsado Battaglia (B).

Compartir: 

Twitter
 

Montenegro, la gran figura, festeja el primer gol, luego de una buena definición.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.