libero

Lunes, 20 de abril de 2009

FúTBOL › EMPATE EN EL SUPERCLáSICO CON UN ZAPATAZO DE PALERMO Y UN TIRO LIBRE DE GALLARDO

El 1 a 1 le sentó un poquito mejor a River

El partido de los poquitos. Boca fue un poquito mejor. Abbondanzieri se equivocó un poquito en el gol. River fue un poquito mezquino. Falcao jugó, pero poquito. Boca se fue un poquito caliente. River, un poquito conforme.

 Por Juan José Panno

Una síntesis del partido se puede encontrar en la conformidad que mostró Néstor Gorosito en sus declaraciones al final, haciendo centro en las pocas llegadas de gol que provocó el rival más que en el fútbol que generaron los suyos. O sea: River fue conservador, por no decir mezquino. Otra síntesis del partido se puede encontrar en las declaraciones de Carlos Ischia, quien destacó que River casi no pateó al arco antes del gol de Gallardo y dijo estar conforme a medias porque en esta clase de partidos los merecimientos no sirven. O sea, Boca no supo concretar.

Otra síntesis del partido se puede encontrar en una jugada que se produjo a los 15 minutos en una serie de rebotes en el área de River con varios jugadores de Boca buscando desordenadamente y todo River defendiendo. O sea, Boca fue tan confuso como River defensivo.

Pero tal vez la síntesis más clara de lo que dejó el superclásico se puede encontrar poniendo el foco en las dos hinchadas luego de la pitada final de Bassi: aplausos tibios, chiquitos, apagados en la bandeja superior del Riachuelo, silencio de muerte en el resto de la cancha. O sea que a River el empate le sentó un poquitito mejor que a Boca.

Boca tuvo más situaciones de gol de las que vio Gorosito y más que River, pero muy poquitas en relación con su mentalidad ofensiva y sus insinuaciones en gran parte del encuentro. Y a esto hay que vincularlo estrechamente con los defectos propios, pero también con el esquema que planteó el DT de River con doble cinco, laterales muy quietos en sus posiciones, Fabbiani muy retrasado y Gallardo con la doble misión de armar juego desde un costado y tapar las subidas de Ibarra.

Hasta que Palermo abrió el marcador, Boca había tenido cuatro o cinco situaciones de gol y entre ellas, en el arranque, un mano a mano de Gaitán que tapó muy bien Vega. El gol (muy parecido al que Palermo había marcado en esa misma cancha, en el otro arco, en un clásico de hace diez años que Boca ganó 2-1) pareció ponerle el broche al clásico; pero no. Quedaban algunas cartas en el mazo. Quedaban Buonanotte y Rosales que reemplazaron (muy bien por cierto) a Fabbiani y a Bou que no habían mostrado nada, quedaba Abbondanzieri parándose mal, muy jugado hacia su palo izquierdo, y fundamentalmente quedaba Gallardo, que le pegó con mucha justeza a la pelota para clavar el 1 a 1.

Boca sintió demasiado el impacto de ese gol. Hasta ahí se sentía confiado, tranquilo, cómodo y no se vislumbraba una reacción seria del rival, y de golpe se dio cuenta de que se quedaba con las manos vacías. A tal punto lo sintió que la imagen que quedó flotando en la Bombonera fue la de la jugada en la que Falcao quedó muy solo mano a mano con Abbondanzieri.

Es más: hubo otra jugada parecida a la acción previa al gol de River en la que el árbitro no cobró una falta a Buonanotte.

Si nos quedamos con esos últimos minutos, con esa imagen mejorada de River capitalizando la actitud bamboleante de Boca, puede creerse que el empate fue justo, como lo insinuaba Gallardo. Pero en el balance de los minutos Boca había sido, sin duda, algo más. Eso sí: el empate le dejó sabor a nada, porque ya no tiene nada que hacer en el campeonato y tampoco logró el campeonato aparte que es el superclásico. Y eso de los méritos –en esta clase de partidos– es apenas un detalle menor.


Estadio: Boca.

Arbitro: Gustavo Bassi.

Goles: 53m Palermo (B); 63m Gallardo (R).

Cambios: 65m Buonanotte (7) por Bou (R); 66m Rosales (6) por Fabbiani (R); 73m Gracián por Gaitán (B) y Pablo Mouche por Palacio (B); 79m Abelairas por Gallardo (R) y 90m Krupoviesa por Chávez (B).

Compartir: 

Twitter
 

El chanfle de Gallardo por arriba de la barrera va a morir al ángulo de Abbondanzieri. Allí River encontró el empate y el partido.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.