libero

Lunes, 8 de febrero de 2010

FúTBOL › CRUCE DE GESTOS ENTRE ORTEGA Y ASTRADA

El Burrito en su laberinto

Historia que se repite: Ortega llega a la concentración envuelto en los efectos del alcohol, el entrenador (en este caso, Astrada) lo margina del plantel y el jugador se retira fastidiado. Ocurrió este fin de semana.

¿Volverá a jugar Ariel Ortega en River? Seguramente aparecerá alguna vez más con la camiseta de la banda, pero los hechos del fin de semana le pegaron una fuerte acelerada a la posibilidad de un retiro próximo. Los dirigentes y el técnico actuales, al igual que sus antecesores, no tienen muy claro cuáles son las decisiones que deben tomar para que no se perjudique la institución y, fundamentalmente, para ayudar al hombre que sigue teniendo problemas serios para superar su adicción al alcohol. Pero los directivos y los miembros del cuerpo técnico son conscientes de que la situación no da para mucho más.

En la madrugada del sábado, el jugador se presentó en la concentración alcoholizado y nadie le dijo nada. Horas más tarde participó del entrenamiento con la seguridad de que iba a ser estar entre los convocados para el partido de ayer contra Rosario Central. “Si no entro como titular porque me quieren castigar, al menos voy a ir al banco”, fantaseó el jugador antes de escuchar a Leo Astrada, quien no lo nombró cuando dio la lista de jugadores designados.

Astrada dio la lista sin nombrarlo, lo llamó aparte, le dijo que se trataba de una leve sanción disciplinaria y le sugirió que de cualquier manera se quedase con sus compañeros. Ortega, visiblemente fastidiado, respondió que lo único que le importaba era jugar y que si no iba a hacerlo, mejor se retiraba. Dio un portazo y se fue.

Los dirigentes ya dijeron que respaldarán cualquier decisión que tome el entrenador, pero saben que los tiempos se van achicando y los márgenes de la tolerancia también porque las recaídas de Ortega, además de afectarlo humanamente, operan en contra del club y generan una situación de malestar en el resto del plantel, especialmente de los que hacen “buena letra”.

Ayer se barajaba la posibilidad de que lo obligaran a abandonar los tratamientos ambulatorios que viene realizando y se lo interne todo el tiempo que sea necesario para conseguir su rehabilitación definitiva.

Lo más importante es precisamente eso: la rehabilitación del jugador. Lo demás, la inclusión en el equipo, debería pasar a segundísimo plano.

Compartir: 

Twitter
 

n A Ariel Ortega ya no saben cómo ayudarlo.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.