libero

Lunes, 7 de junio de 2010

FúTBOL › SEIS BARRAS NO CONSIGUIERON ENTRAR A SUDáFRICA

Deportados por deporte

Los rebotaron al pretender entrar al país: entre ellos está Pillín Bracamonte, el líder de la barra de Central que había salido de la Argentina con el permiso de una jueza de Rosario.

La estadía de los barrabravas argentinos en el Mundial de Sudáfrica sigue generando polémica. Al llegar ayer al aeropuerto de Johannesburgo, diez de ellos fueron demorados y seis quedaron cerca de la deportación, entre los que se encuentra el líder de la hinchada de Central, Andrés “Pillín” Bracamonte. Los diez que fueron apartados al arribar a la estación O.R. Tambo llegaron en un contingente de unos 70 barras nucleados en Hinchadas Unidas Argentinas (HUA). Los seis hinchas más complicados son, además de Bracamonte, su compañero de tribuna Julio César Navarro, Sergio Roldán (de San Martín de Tucumán), Pablo de Respinis (hermano de Claudio, alias el Cone, jefe de la barra de Huracán, a quien una jueza porteña le había prohibido viajar en la última semana), Luis Tucci (también del club de Parque Patricios) y Juan Duarte (de Lanús).

Así lo aseguró el titular de la Subsecretaría de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos (Subsef), Pablo Paladino, quien se encuentra en contacto con el director general de Operaciones Especiales de la Policía Federal, comisario Hugo Lompizano, a cargo de los ocho federales que se encuentran siguiendo a los barras en Sudáfrica. El cónsul argentino en Johannesburgo, Carlos Rubio Reyna, confirmó que “Sudáfrica tomó una decisión que es soberana y que sólo se puede apelar en los tribunales de su país, por lo cual estas diez personas regresarán mañana (por hoy) a Buenos Aires”.

Desde HUA aseguraron que un abogado intentaba la liberación de los barras y evitar la deportación. Fue un grupo especial de la policía de Sudáfrica el que llevó adelante el operativo en el mayor aeropuerto del país.

Los otros 60 hinchas fueron escoltados por otros efectivos de esa repartición hasta el Christian Progress College, en Pretoria, donde residirán durante el Mundial. “Se trató de una decisión de las autoridades sudafricanas, que hacen un seguimiento de los barrabravas a partir de unos 700 datos de hinchas que les trasladamos”, sostuvo Paladino.

El cerco impuesto sobre estos barras sorprendió luego de que otros que hasta viajaron en el mismo avión del seleccionado, como Ariel Pugliese (alias el “Gusano”, ex empleado del Indec) o los integrantes de la barra de Lomas, opositores a Mauro Martín en la hinchada de Boca, hayan no sólo ingresado al país sino moviéndose con total libertad hasta las mismas puertas de la concentración argentina.

“De acuerdo con la conversación que tuve con las autoridades sudafricanas, no es una restricción masiva. Lo que hacen es seleccionar individualmente a algunos nombres de acuerdo con la información que le transmitió y a la peligrosidad que le otorgan a cada uno”, explicó el funcionario.

Este primer contingente de barras de la HUA partió el sábado antes del mediodía e hicieron dos escalas, con lo cual llegó por la mañana de ayer a Sudáfrica. Entre hoy y el miércoles seguirán viajando barras de unos 15 clubes de Primera y varios del Ascenso.

En este sentido, el embajador argentino en Sudáfrica, Carlos Sersale di Cerisano, aseguró ayer por radio que cualquier incidente que suceda en ese país en ocasión del Mundial, “sea (ocasionado por) barra o no”, afectará la imagen del país en el exterior. “Cualquier argentino, sea barra o no, que viole las normas locales, es un problema que puede afectar la imagen del país”, sostuvo el diplomático argentino, quien a su vez se desligó de toda responsabilidad acerca de los barras por “desconocer una solución” y porque “es un problema de la policía”.

Sersale di Cerisano agregó que “hay ocho policías de la Federal especializados en seguridad deportiva” encargados de custodiar las cuestiones referidas a los barras. Mientras tanto, el jefe del bloque kirchnerista de diputados, Agustín Rossi, afirmó en esa misma emisora que los barras que viajaron a Sudáfrica no tienen “ningún nexo con el Gobierno”. La pregunta apuntaba a los barras agrupados en la ONG Hinchadas Unidas Argentinas, cuyo grueso viajó el sábado pasado hacia Sudáfrica, debido a que su líder, Marcelo Mallo, es vinculado con el entorno del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y del ex presidente Néstor Kirchner.

Compartir: 

Twitter
 

n Fueron más de 5000 hinchas al entrenamiento en Pretoria: seis barras tuvieron que volverse a Buenos Aires.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.