libero

Lunes, 29 de noviembre de 2010

FúTBOL › CURIOSO GOL DEL PULGA RODRíGUEZ PARA VENCER A BOCA

A Newell’s le llovió la alegría

Faltaban cinco minutos para acabar un partido olvidable cuando, tras un error de Caruzzo, el delantero clavó una volea en el ángulo.

 Por Pablo Fornero

Desde Rosario

A una racha negativa como la que acumulaba Newell’s se la cortaba con un gol de pelota parada o con un golazo como el que convirtió la Pulga Luis Rodríguez a tres minutos del final. Hasta ese momento, rojinegros y xeneizes completaban un partido parejo, deslucido, pero vibrante. Ambos tuvieron sus chances y aproximaciones al arco rival. Se lo llevó el equipo de Sensini y le sirvió para recuperarse de la serie de tres derrotas consecutivas que ostentaba.

Boca tomó la iniciativa en el Parque Independencia. Aunque sin peso ofensivo, generó juego gracias a que Chávez logró convertirse en el conductor del equipo. Hábil para desmarcarse y rápido para tocar y buscar, sólo encontró en el pibe Araujo un socio para avanzar en el campo. Palermo, estático y bien marcado, nunca pudo integrarse a los intentos colectivos del conjunto de Pompei.

Newell’s, en cambio, ya no es el mismo que supo erigirse como una de las revelaciones del semestre. Ya no exhibe el temperamento para manejar el desarrollo de los partidos y el orden para superar a sus rivales. Prefirió esperarlo a Boca, no decidió atacarlo. Y a ese esquema debió sumarle reiterados fallos en pases cortos. Arriba, sólo Formica y Sperdutti mostraron algunos atisbos de lo que supieron ser. Borghello, definitivamente, tiene muchas complicaciones para ubicarse como centrodelantero y ya ni siquiera forma parte del circuito de juego.

Al no poder arrimarse al área, Boca intentó probando desde lejos. Con la complicidad de Peratta, que no pudo retener sus remates, Chávez y Giménez tuvieron oportunidades. El visitante se repetía en la idea, tenía atributos para generar juego asociado, pero los planes desaparecían en la puerta del área.

No varió mucho el encuentro en el segundo tiempo. Las situaciones eran aisladas y no producto de una identidad de juego, esa que supieron tener los de Sensini. El plantel corto que tiene Newell’s empieza a dejar sus marcas. El equipo se muestra gastado en los segundos tiempos, no logra reaccionar y deja crecer a sus rivales.

Boca no pudo aprovecharlo porque tuvo las mismas falencias que en el comienzo del juego. Sorpresivamente, Pompei sacó a Chávez, el mejor de la cancha, y metió a Mouche. El delantero zurdo se ubicó por derecha y en la única en que pudo desbordar a Cichero, mandó un centro que Palermo peinó, pero no pudo conectar de lleno. Los fantasmas de la increíble derrota ante Racing parecían regresar. Sin embargo, Boca no tenía un protagonista como Lugüercio y todos sus deseos no podían concretarse. El local tampoco tenía herramientas para desnivelar el juego. El partido se encaminaba derecho a la igualdad. Pero nadie contaba, ni el mismo Rodríguez, con el error de Caruzzo. La Pulga la recibió en la puerta del área y así como le llegó, le pegó. La clavó en el ángulo ante el vuelo estéril de García y transformó la decepción en delirio, cuando algunos comenzaban a retirarse del estadio.


Estadio: Newell’s.

Arbitro: Diego Abal.

Gol: 85m, Rodríguez (N).

Cambios: 38m, Rodríguez por Borghello (N); 62m, Mouche por Araujo (B); 73m, Salvatierra por Vella (N) y Colazo por Chávez (B); 77m, Méndez por Erbes (B); 82m, Taborda por Bernardi (N).

Compartir: 

Twitter
 

Cichero le gana la posición a Araujo. Victoria rojinegra en el final.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.