libero

Lunes, 30 de mayo de 2011

FúTBOL › DERROTA CON TIGRE, TRAS LA DEL CENTENARIO

Negra semana velezana

Dos caídas consecutivas son poco frecuentes en el equipo de Liniers, que jugó con ocho modificaciones respecto del conjunto que cayó ante Peñarol. Godoy Cruz puede alcanzarlo hoy en la punta.

Con ocho modificaciones con relación al equipo que tropezó en Montevideo frente a Peñarol, Vélez volvió a caer. Tigre fue inteligente para superar 2-1 al líder del Clausura, que con la derrota le permite ilusionarse a Godoy Cruz, ya que si hoy vence a Gimnasia lo igualará en la cima del torneo de cara a la próxima semana, cuando ambos se enfrenten.

Velocidad y precisión. Esa fue la combinación ideal que supo explotar Vélez para afrontar las dos competencias durante todo el semestre. Así es como marcha puntero en el campeonato y arribó a las semifinales de la Libertadores. Sin embargo, ayer ninguno de los dos conceptos estuvieron a su disposición. Desde el comienzo, fue Tigre el que tomó las riendas del encuentro. Con Diego Morales como eje, el conjunto local marcó el ritmo.

Vélez extrañó a su propio Moralez. La creatividad y desequilibrio del mediocampista se ausentaron. Tampoco estuvo la potencia y la cuota goleadora del uruguayo Silva: poco pudieron hacer tanto Franco como Ramírez para complementar el tridente ofensivo junto a Martínez, el único del visitante con ambición para desnivelar durante la primera etapa.

Carente de profundidad, Vélez le cedió el balón a su adversario. Y los dirigidos por Rodolfo Arruabarrena no desaprovecharon la oportunidad. Tigre buscó y encontró. A los 24 minutos, luego de un forcejeo en el área, Bella golpeó a Galmarini, y Stracqualursi no dudó para convertir el penal.

A partir de allí, la necesidad de dar vuelta el tanteador hizo que el elenco que conduce Ricardo Gareca saliera decidido, con mayor intensidad. Esa que halló en otros partidos. Pero esta vez no apareció. Ricardo Alvarez se fue diluyendo con el correr de los minutos, pese a los lujos; Bella no fue una salida seductora, ya que su proyección se estancó frente a la marca férrea que propuso Tigre; y la solidez del local, con un bloqueo constante, evitó cualquier atisbo de reacción de Vélez.

El visitante tenía el terreno, pero no el juego. Sin embargo, Alvarez no lo necesitó para empatar el partido. A los 62 minutos, el volante remató desde lejos y dejó sin respuestas a Islas. Golazo. Parecía que el de Liniers sacaba a relucir su mejor imagen y se lo llevaba por delante a Tigre. Pero no tuvo tiempo. Sesenta segundos después de la igualdad, Gastón Díaz sorprendió y envió un centro que se clavó en el arco de Barovero.

Gareca buscó variantes y echó mano al banco de suplentes. Sumó delanteros y perdió claridad. Con desesperación y repleto de nervios, Vélez se desenfocó del estilo con el que supo ser protagonista de la doble competencia. El equipo con mayoría de suplentes no encontró el camino, cayó como había sucedido la semana pasada frente a Peñarol, y hoy Godoy Cruz, su próximo rival, puede igualarlo en la cima del Clausura. Para colmo, con dos caídas en la espalda, el jueves deberá dar vuelta el 0-1 en contra ante los uruguayos para sacar pasaje a la final de la Libertadores.


Estadio: Tigre.

Arbitro: Pablo Lunati.

Goles: 24m, Stracqualursi (T); 62m, R. Alvarez (V); 63m, G. Díaz (T).

Cambios: 55m, Desábato por Sills (V); 63m, Botta por Castaño (T) y G. Díaz por Galmarini (T); 76m, Giusti por Canteros (V); 80m, Trombetta por D. Morales (T); 83m, Vuletich por Franco (V).

Compartir: 

Twitter
 

Ricky Alvarez, autor del único gol de Vélez en Victoria.
Imagen: DyN
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.