libero

Lunes, 25 de julio de 2011

FúTBOL › DIEZ CONCLUSIONES SOBRE EL TORNEO QUE GANó URUGUAY EN EL MONUMENTAL

Lo mejor y lo peor de la Copa América

 Por Ariel Greco

1. El nivel de los arqueros

A diferencia de lo que había ocurrido en Sudáfrica, cuando la Jabulani era el terror de los guardavallas, en la Copa América los arqueros mostraron un nivel sobresaliente. Los dos finalistas, Uruguay y Paraguay, sostuvieron sus aspiraciones gracias a los rendimientos de Fernando Muslera y Justo Villar. El uruguayo fue figura para sostener los empates ante Chile y Argentina, donde también se lució en la definición por penales al contenerle el remate a Tevez. El paraguayo la rompió ante Brasil y resultó clave en las definiciones por penales en ese partido y ante Venezuela. Los otros semifinalistas, Perú y Venezuela, también contaron con buenas labores de Fernández y Renny Vega. Hasta Sergio Romero, el arquero argentino, cumplió con acierto. La contracara fue el arquero de más renombre, el brasileño Julio César, que completó un torneo para el olvido.

2. Mejor viejos conocidos

Los proyectos de larga duración tuvieron su premio en el torneo. Tres de los cuatro semifinalistas perduran del anterior ciclo mundialista, incluso Venezuela, que ni siquiera tuvo chances de llegar a Sudáfrica. Paraguay y Uruguay, los finalistas, ya suman casi cinco años con los mismos entrenadores que estaban en la Copa América anterior, Gerardo Martino y Oscar Tabárez.

3. Para seguir con más ganas

Sin Brasil, las Eliminatorias pintaban como un trámite y poco atractivas. Sin embargo, el crecimiento que evidenciaron en la Copa América Perú, Venezuela y Colombia abre un panorama mucho más interesante. A los cuatro mundialistas de Sudáfrica 2010 (Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile) se les agregan otros tres candidatos. Además, Ecuador, si bien no ganó, no se mostró tan lejos del resto. En cambio, Bolivia, otra vez, parece el rival más débil, con pocas chances de pelear.

4. Las figuras no brillaron

Las estrellas más rutilantes que presentaba el torneo no pudieron lucirse como se esperaba. Nombres como Lionel Messi, Neymar, Ganso, Alexis Sánchez, Roque Santa Cruz, Radamel Falcao o Diego Forlán, si bien tuvieron algunos buenos partidos, el rendimiento no fue superlativo, ni constante. Por eso, la Copa América no regaló ninguna figura consagrada entre los mejores del certamen.

5. Mejores con menos cartel

Para encontrar a los jugadores más destacados del campeonato hay que fijarse en futbolistas con menos cartel. El peruano Paolo Guerrero, de larga trayectoria en Alemania, se mostró implacable frente al arco rival y fue el goleador del torneo. Tapado detrás de Diego Forlán, pero con un gran presente en Europa, el uruguayo Luis Suárez explotó luego del partido ante Argentina, tras una primera fase no tan convincente, y terminó siendo el mejor futbolista de la Copa. Y el venezolano Tomás Rincón, con el curioso record de dos expulsiones en cinco partidos, también mostró su jerarquía.

6. Ganar no es lo único que importa

Paraguay fue subcampeón sin haber ganado ningún partido. Con cinco empates y dos triunfos en las definiciones por penales, le alcanzó para llegar a la final. En la fase de grupos igualó 0-0 con Ecuador, 2-2 con Brasil y 3–3 con Venezuela. En cuartos y semifinales repitió los empates con Brasil y Venezuela, aunque sin goles. Ayer fue vapuleado por Uruguay; el subcampeonato es indiscutible, pero la propuesta no: sacó menos puntos que Perú, Venezuela, Chile, Colombia, Argentina y Brasil.

7. Goles no son amores

Desde que la Copa América se juega con doce equipos y bajo este formato, la edición que acaba de concluir fue la de menor cantidad de goles. Con sólo 54 goles en 26 partidos, el promedio apenas superó los dos goles por encuentros (2,07). Hasta esta versión, la Copa América menos efectiva era la de Colombia 2001. Y el dato más curioso es que se anotaron 35 goles menos que la edición pasada en Venezuela, que con 86 tantos en 26 partidos mantiene el record de eficacia del torneo. De todas maneras, Paolo Guerrero, goleador en esta Copa, marcó sólo un gol menos (5) que el máximo artillero en Venezuela 2007, Robinho (6).

8. Los invitados defraudaron

La participación de los invitados en la Copa América fue pobrísima. Los dos representantes de la Concacaf, con jugadores Sub-22 y formaciones alternativas, se fueron del certamen en la primera ronda. Costa Rica, al menos, consiguió un triunfo ante Bolivia. En cambio, México se retiró del torneo con tres derrotas y fue la única selección que no sumó puntos.

9. Proponer no tuvo premio

Las propuestas de juego más ambiciosas no tuvieron premio. En cuartos de final, los cuatro equipos que más propusieron, Argentina, Colombia, Brasil y Chile, se quedaron en el camino, eliminados por Uruguay, Perú, Paraguay y Venezuela, que fueron superados en el desarrollo y sufrieron numerosas ocasiones de peligro, pero que festejaron en el pasaje. Algo similar ocurrió en las semifinales, con Venezuela y Paraguay. Esta vez, el fútbol no fue justo con los que mejor jugaron. Se reivindicó mínimamente en la final.

10. Volviendo al potrero

El estado del campo de juego del estadio Ciudad de La Plata, que tuvo su máxima expresión en la definición por penales de Brasil-Paraguay, fue el símbolo de algunos puntos oscuros de la organización. En la principal sede del torneo, el terreno de juego terminó siendo impresentable, un lunar muy grande para el certamen.

Compartir: 

Twitter
 

El proyecto de Oscar Tabarez tuvo en la medalla un premio merecido.
Imagen: Jorge Larrosa
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.