libero

Lunes, 28 de enero de 2013

FUTBOL › EL OFICIALISMO DE RIVER QUIERE ABONAR TODAS LAS PLATEAS DEL ESTADIO

Pay per view, pero dentro del Monumental

Para evitar el polémico canje y recaudar más dinero, la dirigencia dispuso aumentar la cantidad de abonos para socios y extenderlos a los no socios, sistema que además funcionaría como una prueba piloto para llevarlo a cabo en todas las tribunas, salvo la popular.

 Por Pablo Ribera

Hace poco más de una semana, en River anunciaron la apertura de un nuevo sistema de abonos. Su finalidad es simple: evitar el canje de entradas que funcionó durante todo el campeonato anterior y asegurarse la entrada de local durante 2013. Aunque para eso el socio deberá desembolsar entre 1500 y 2000 pesos. Consultados por Líbero, desde la dirigencia ratificaron que la medida es un éxito. “Es impresionante la cantidad de socios que ya han venido a comprar”, aseguraron. Distintos grupos opositores pusieron el grito en el cielo y calificaron este método como “antiestatutario” y “discriminatorio”. Para colmo, los directivos planean ir por más: “Para mí, en un futuro, salvo la popular, todo el resto de la cancha debe ser abonada”, aseguró Omar Solassi, vicepresidente segundo del club.

Desde mediados de los ’90, previa aprobación en comisión directiva y posterior elevación a asamblea, se estipuló que el socio riverplatense podía ingresar sin cargo a la tribuna Sívori, a la Centenario Media y Baja, a la Belgrano Alta y a la San Martín Alta. Sin embargo, luego de diversas sanciones y nuevas reglamentaciones en los últimos años, sumado a la reciente expansión de la masa societaria, se implementó, para no desbordar la capacidad del estadio, la modalidad de canje, que consiste en que en la semana previa a un partido como local el socio debe reservar su ticket vía Internet y luego concurrir al Monumental a retirar su entrada. Este sistema se repitió durante buena parte de la estadía en la B Nacional y durante todo el pasado Torneo Inicial. Pero este sistema no cuenta con muchos adeptos. “Es un padecimiento, son horas de cola y una pérdida de tiempo terrible”, se quejó Andrés Ballota, vocal titular por la minoría.

Previamente al inicio del próximo campeonato, los directivos pensaron en una solución para el tan problemático canje. “Notamos que había mucha gente con la necesidad de asociarse y muchos nos hablaban de la posibilidad de tomar abonos que no sean caros para asegurarse un lugar específico en la cancha. Atendimos esos pedidos y llevamos a cabo este sistema”, explicó a Líbero Hugo Carreras, tesorero de la entidad. A su vez, detalló: “Sacamos dos cupos distintos, que en total suman diez mil entradas. Hay cuatro mil disponibles para no socios. Lo que deben hacer es primero asociarse y, luego, pagar el abono. De esa forma tendrán a su disponibilidad dos mil plateas Centenario Media y Baja a dos mil pesos y otras dos mil plateas Belgrano Alta, a tres mil”. Para los que ya son socios hay un cupo de seis mil abonos. “Sacamos tres packs”, continuó. “Uno para San Martín Alta, otro para la Belgrano Alta y uno más para la Sívori Media y Baja a 2200, 1800 y 1500 pesos, respectivamente”, detalló.

Pero el principal objetivo que se trazó la dirigencia fue netamente económico. “Trataremos de vender esos abonos para juntar dinero porque River está en una situación compleja con los gastos, y eso nos vendría muy bien para sanearlos”, le aseguró Solassi a este diario. Mientras que Carreras profundizó: “Normalmente, salvo el partido con Boca, durante todo el torneo pasado nos han quedado entre ocho y diez mil ubicaciones sin canjear. Y no hay mecanismo ni tiempo para ponerlas a la venta. Son un excedente que no se ocupa ni se vende”. Ante esta versión, Ballota se preguntó: “Si sobraban entradas, entonces, ¿para qué hacían el canje? Eso es una mentira”.

En ese sentido, el vice de la entidad aseguró que “la cancha siempre estuvo llena”, pero admitió que en el último campeonato se produjo una especie de agujero negro, aunque prefirió no hacerse responsable. “Alguien se debe llevar entradas o dejará pasar a la gente, no sé lo que sucede, pero los molinetes y los controles nos dicen que entró ese número de gente. Nos sobran esas entradas y las queremos vender”, replicó.

Lo cierto es que la apertura de los diez mil abonos es apenas una prueba piloto para lo que planea realizar la dirigencia en los próximos años. “Con el tiempo, River va a tener que abonar toda la cancha, así como la tiene Boca o cualquier club de Europa”, destacó Solassi, quien reveló que la nueva implementación es tan solo “una especie de experimento para ver cómo funciona”. Y añadió: “En un futuro, si seguimos nosotros (en diciembre habrá elecciones), salvo la popular, todo el resto de la cancha debe ser abonada”. Por su parte, Carreras prefirió ser más cauteloso. “Yo no puedo suscribir eso. No es un proceso simple ni automático. Seguramente se hará en el próximo mandato, estemos nosotros o haya otra conducción. River tiene un porcentaje enorme de la cancha que no le produce rédito, por lo que hay que tender a realizar un aprovechamiento integral del estadio, y hay que dar más comodidad a los socios que estén dispuestos a pagar algún abono. Hay que hacer un replanteo de situación, pero eso antes conlleva una discusión en comisión directiva y luego un elevamiento a asamblea de representantes de socios”, señaló.

“Ese es el facilismo y la opinión improvisada de gente que no sabe dirigir”, criticó Héctor Urueña, principal referente de la Agrupación 28 de Septiembre, un grupo de socios que está dando sus primeros pasos en la política riverplatense. “River es deficitario sólo para improvisados, para dirigentes incapaces de generar recursos. Todo eso que planean es una alteración al estatuto y genera un paso atrás para el derecho del socio. Pero no es una medida casual ni única, tan sólo es una continuidad de una política que le da la espalda al socio”, agregó Urueña. En esa misma línea se mostró Ballota al considerar que “el socio debe acceder a la cancha con su cuota al día”, porque ése “es un derecho estatutario” (el artículo 25, inciso E del estatuto del club, afirma que “los socios tienen derecho a presenciar los partidos que se realicen en el estadio”). Asimismo, protestó: “El socio no puede ser la variable de ajuste siempre. En vez de tocarle el bolsillo, terminen con los curros como hicieron con el pase de (Jonathan) Botinelli, que a River le termina saliendo cuatro millones de dólares”.

Pero Solassi se defendió: “No estoy en contra del socio, lo que pasa es que son tantos los gastos que tiene el club que de algún lado hay que recaudar. El que no quiere comprar el abono podrá ingresar igual. Un socio simple paga 120 pesos al mes, es decir que con su cuota tiene una platea por 60 pesos”. No obstante, Carreras no pudo “asegurar” que los asociados no abonados van a tener un lugar disponible en cada partido. “Si un domingo cualquiera, 60 mil socios quisieran ir a la cancha no lo podrían hacer. Pero hay una historia de la cantidad de gente que viene al estadio que nos dice que siempre tuvimos disponibles entre ocho y diez mil entradas y en función de eso se hizo esto”, justificó.

Pese a los reclamos, desde las oficinas del Monumental aseguran no haber escuchado quejas. “Por el contrario, hemos tenido todos gestos de conformidad”, afirmó el tesorero, que presume el buen ritmo de venta que llevan los abonos. “Ya hemos recaudado arriba de 600 mil pesos”, ratificó. Sin embargo, consultado por este medio, el departamento de socios se negó a dar cifras oficiales. “Seguramente haya gente grande que quiera evitar el trastorno del canje. Es probable que aquel que tenga buen poder adquisitivo lo compre. Por eso, la medida también es discriminatoria y limita al socio que paga regularmente su cuota pero que tiene menor posibilidad económica”, consideró Urueña. En otro orden, Ballota, integrante del Frente Plural Ahora River, cree que los directivos deberán “dar vuelta atrás” con los abonos.”Fue una decisión arbitraria. Por estatuto, todas las medidas de abonamiento deben ser sometidas a comisión directiva y ésta ni siquiera se trató. Eso no es legal”, advirtió. Distinta es la visión de Solassi, que objetó que “en la última reunión se charló y todos los que estaban presentes estuvieron de acuerdo”, aunque no se sometió a votación “porque ese tipo de cosas no necesita ser aprobado por la comisión directiva”, discrepó.

En su carácter de vocal (ingresó por la lista de Rodolfo D’Onofrio), junto al resto de los integrantes de la minoría, Ballota adelantó que agotará todas las instancias para intentar truncar el sistema de abonos ya implementado. “En la próxima reunión de comisión directiva vamos a solicitar que la medida se someta a consideración. Si se aprueba, iremos al IGJ (Inspección General de Justicia) para que se la considere una decisión anticonstitucional”, sentenció.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen de la tribuna San Martín. La platea alta será una de las que tendrán abonos.
Imagen: Alejandro Leiva
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared