libero

Lunes, 6 de mayo de 2013

FúTBOL › GERMáN DELFINO, EL áRBITRO, DE TAREA MáS QUE ACEPTABLE

Entre las notas más altas del partido

 Por Juan José Panno

Germán Delfino, un joven árbitro de 35 años, sacó una de las notas más altas del Superclásico, por encima de la casi totalidad de los jugadores. Con su estilo “siga, siga” le dio aceleración al juego, aunque los futbolistas mucho no lo ayudaron.

Los árbitros que, como él, caminan sobre el filo, deben mostrar mucha personalidad para que el partido no se les vaya de las manos y las piernas fuertes no se reproduzcan. Supo sacar amarillas a tiempo y poner paños fríos en los momentos más calientes.

Tampoco se dejó impresionar por algunos revolcones de delanteros de los dos equipos en las áreas. En la roja directa de Burdisso castigó una plancha peligrosa, ajustándose al reglamento. Sobrio, vestido de negro, pasó inadvertido como manda el manual de los buenos árbitros, salvo porque demoró su entrada en el segundo tiempo (estaba lesionado y probó a ver si podía seguir). Fue su primer Superclásico y lo dirigió como si tuviera treinta sobre sus espaldas.

Compartir: 

Twitter
 

Germán Delfino.
Imagen: Julio Martín Mancini
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.