libero

Lunes, 6 de mayo de 2013

FúTBOL › INDEPENDIENTE SE ILUSIONA CON LOS GOLES DEL PARAGUAYO

El Rojo tiene fe y lo tiene a Fernández

Logró el segundo triunfo consecutivo, frente a Tigre, con dos tantos del juvenil delantero en la mitad inicial –el primero, una joya– y se ilusiona con poder zafar del descenso, especialmente después de las derrotas de Quilmes y Argentinos.

Adrián Fernández (20 años, cuatro partidos en Primera) estaba a 36 metros del arco de Tigre cuando su compañero Fabián Vargas le cortó el pase a Castaño y la pelota le cayó en los pies. El arquero local, Javier García, también estaba lejos del arco...

“Lo primero que hago es mirar al arco y veo que García estaba adelantado”, contó luego el joven atacante que hizo las inferiores en Cerro Porteño de su país. “Eso lo había charlado con Hilario (Navarro), que me había dicho que jugaba en el borde del área, por eso le pegué de primera y de lejos.”

Miguel Brindisi quería jugársela con los experimentados: el experimento, en realidad, le duró un solo partido, la derrota contra Rafaela en Santa Fe, en su presentación con el equipo. Afuera los veteranos (entre ellos Hilario), adentro los pibes. Y el chico Fernández, que había olfateado gloria cuando el Tolo Gallego lo puso en el partido contra Unión, en el que marcó el único tanto del Rojo (antes de que Alemán empatara y el entrenador saliera disparado del club de Avellaneda), se transformó en carta indispensable de este equipo que pelea denodadamente para evitar el descenso a la B Nacional.

Independiente lleva anotados once goles: cuatro los convirtió el chico Fernández en los últimos cuatro partidos, el que le marcó a Unión, otro que le señaló a Argentinos la fecha pasada, y el par de ayer.

Sí, porque media hora después de la apertura del marcador llegó el segundo, una combinación que intentó con el colombiano Caicedo, y que se transformó en pared tras un débil despeje de Galmarini. Fernández remató franco y el remate volvió a encontrar a García adelantado.

“No es un sueño el de quedarnos en Primera –subrayó Fernández–. Después de dos victorias consecutivas estamos confiados y trabajando para que la permanencia sea una realidad.”

¿Ganó bien Independiente? Sí. ¿Jugó bien? No, en el sentido técnico de la cuestión. Se impuso porque dotó del rigor al partido (cometió el doble de faltas que su rival, por ejemplo) y en ese terreno prevaleció con mayor compromiso. Jugó con más convencimiento, y los goles de Fernández lo tranquilizaron pronto.

Tuvo mucho menos la pelota que Tigre (en proporción casi de uno a dos) pero la usó con picardía, gracias a la eficacia de Fernández, que hasta le cedió lo que debió ser el tercero de Independiente a Mancuello, en la situación más destacada del complemento, y el volante no pudo sacar el remate final.

Tigre no pudo recuperarse de esos mazazos pese a que manejó el terreno a lo largo de todo el complemento, y aunque ganó de arriba en más de una ocasión, se repitió con los centros, mientras su conductor Pérez García se empeñó, a veces con capricho, en no elegir bien el cierre de las jugadas.

Independiente tiene fe, porque logró dos victorias consecutivas, y lo tiene a Fernández, que le permitió ganarlos. La derrota de Argentinos lo dejó a sólo siete puntos en la tabla de los descensos; la de Quilmes alienta más esa esperanza. Pero viene Lanús, el puntero.


Estadio: Tigre.

Arbitro: Carlos Maglio.

Goles: 9m. y 39m, Fernández (I).

Cambios: 46m, Cisterna por Donatti (T); 59m, Torassa por Leguizamón (T); 63m, Ferreyra por Mancuello (I); 61m, Janson por Peñalba (T); 72m, Fredes por Caicedo (I); 75m, Santana por Vargas (I).

Compartir: 

Twitter
 

Adrián Fernández lo vio adelantado a García y le marcó un gol de 36 metros.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.