libero

Lunes, 12 de octubre de 2009

CONTRATAPA › MáS DE 11 MIL ATLETAS EN EL MARATóN DE BUENOS AIRES

Del Monumental a la Bombonera

La competencia atlética unió los dos estadios bajo una molesta llovizna y consagró al tanzanio Mohamed Ikoki, con tiempo record. El argentino Oscar Cortínez fue cuarto y, entre las mujeres, Andrea Graciano terminó en el podio.

Los más de 11 mil atletas que inundaron las calles y los barrios más representativos de Buenos Aires tuvieron como incentivo unir los estadios de River y Boca. “Vamos, que tenemos que unir la cancha de River con la Bombonera”, fue el lema que eligió el animador Ronnie Arias para inyectarle ánimos a la multitud que esperaba que marcasen las 7.30 para largar desde la avenida Figueroa Alcorta y Juramento, a pasos del Estadio Monumental donde, menos de 12 horas antes, la Selección Argentina había logrado su agónica victoria ante Perú.

Fue el tanzanio Mohamed Ikoki quien ganó la 25ª edición del Maratón Internacional de Buenos Aires. Ikoki obtuvo la competencia con un tiempo de 2h13m55s y el podio lo completaron el keniata David Kiptanui, con un registro de 2h14m14s, y el brasileño Marcos Pereyra, quien terminó la prueba en 2h17m52s y con esta ubicación se coronó campeón sudamericano de la especialidad. El mejor argentino ubicado en la carrera de 42 kilómetros fue Oscar Cortínez, quien logró el cuarto lugar. Cortínez supo ganar las ediciones de 2003 y 2004 del Maratón.

El trazado del circuito de esta versión 2009 incluyó el paso por la lujosa avenida Alvear, la avenidas del Libertador y 9 de Julio, el Obelisco, la Plaza de Mayo, el barrio de San Telmo, La Boca y pegar la vuelta en la Bombonera para retornar al lugar de partida.

“La Maratón de Buenos Aires es única y todos quieren correrla por lo que significa. Es un orgullo haber terminado entre los primeros y me molestó un poquito el viento”, declaró Cortínez luego de pasar la línea de llegada.

Entre las mujeres se consagró la brasileña Sirlene De Souza, con un tiempo de 2h38m09s y la sucedieron la chilena Natalia Romano (2h44m31s) y la argentina Andrea Graciano (2h45m).

Los más queridos y apoyados por los voluntarios fueron los deportistas con capacidades disminuidas, quienes recibieron la atención necesaria para sentirse cómodos en la competencia, disputada casi toda bajo una molesta llovizna.

En la línea de llegada se vivieron cosas emocionantes como atletas especiales (con visión reducida y en silla de ruedas) llorando al haber cumplido su meta, algunos amateurs sufriendo vómitos y calambres, y hasta algunos corredores disfrazados, poniéndole color a una fiesta deportiva y familiar. Dos horas después de que el ganador del maratón hubiera cruzado la meta lo hizo un hombre robusto vestido con un traje del Chapulín Colorado, que sobresalía entre la marea de pecheras celestes por la furiosa ropa roja y amarilla que lucía.

Los más “fríos” fueron los deportistas profesionales, salvo los argentinos y brasileños, que reconocieron lo especial que significó para ellos disputar esta competencia.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.