libero

Lunes, 23 de enero de 2012

CONTRATAPA › LA FORMACIóN TéCNICA, UN FACTOR DECISIVO EN EL DEPORTE CONTEMPORáNEO

Enseñe, maestro

El auge del deporte fomentó la urgencia por conseguir resultados. Pero eso no debe hacer olvidar que el entrenamiento formativo que recibe un joven le permitirá llegar al alto rendimiento sin secuelas físicas.

 Por Osvaldo Arsenio *

Los recientes cruces verbales entre los tenistas Roger Federer y Rafael Nadal en los que el español defiende una reducción del calendario anual de competencias en ese deporte, nos permiten hacer reflexiones más amplias y multidireccionadas.

Es claro que el deporte mundial ha sufrido grandes transformaciones en los últimos 20 años. El auge cada vez mayor del hecho deportivo como una mercadería de abierta utilización publicitaria y la irrupción como espectadores de vastos sectores sociales le confieren hoy un grado de exposición y trascendencia nunca antes logrado. En este sentido, también se ha incrementado la urgencia por conseguir resultados, aun en edades tempranas que debieran privilegiar lo formativo.

Entre la elite deportiva internacional, resulta evidente que el calendario de competencias principalmente en tenis, fútbol y básquet puede resultar agobiante para los deportistas e incluso predisponerlos a sufrir más lesiones y muchas veces al acortamiento de sus carreras. Sin embargo, por otra parte las ganancias han crecido también exponencialmente. Nadal con su triunfo en Wimbledon 2010 ganó más dinero en premios que el fabuloso australiano Rod Laver en 20 años de carrera. En otros deportes, el fenómeno es similar, en la cumbre de sus carreras Alfredo Di Stéfano, Pelé o Bobby Charlton obtenían en un año lo que un suplente del Manchester United o el Barcelona en una semana.

En tanto, es importante saber que las lesiones no se producen únicamente por sumatoria de eventos, la oposición del rival en los deportes de contacto y la capacidad técnica del atleta también son decisivas en ese aspecto. Esto se aprecia internacionalmente también en deportes básicos como la gimnasia y el atletismo y hasta en disciplinas menos traumáticas como la natación.

Así vemos que jugadores como Federer con una enorme variedad de recursos técnicos permanecen más años en el alto nivel que aquellos que se sustentan principalmente en el despliegue físico, esta premisa, es válida aunque muchas veces ignorada, en casi todos los deportes. Quizás el aspecto más preocupante no esté ligado a los deportistas hiperprofesionales sino con aquellos que comienzan su actividad, ya que las lesiones recurrentes se producen a edades cada vez más tempranas.

Al respecto, un punto crucial resulta la utilización de diversas sustancias para soportar la intensidad de entrenamientos y la frecuencia de competencias, sobre todo en ligas profesionales con controles muy laxos. Al respecto, un informe de 1990 del Departamento de Salud de los Estados Unidos registraba en ese país que 262 mil niños y adolescentes entre los 12 y 18 años habían consumido con frecuencia esteroides anabólicos que provenían de 8650 bocas de expendio diferentes.

Resulta claro que es precisamente en los primeros años del deportista cuando el entrenamiento formativo técnico que recibe, no sólo definirá su habilidad y nivel futuro sino también, muy probablemente, su paso por el deporte de alto rendimiento sin secuelas físicas. Luego en su madurez deportiva y aun cuando tenga a su alcance un grupo de avezados preparadores y kinesiólogos la solución de problemas articulares y musculares provocados por sus carencias técnicas básicas, será más compleja.

Los antiguos griegos creían necesario que el maestro-entrenador estuviera en posesión de “la tékhne” (arte-conocimiento). Esta no consistía en “hacer las cosas” sino en “saber hacer las cosas” y en “por qué hacer las cosas”. Hoy la revolución mediática y económica producida en muchos deportes suele entronizar anticipadamente en la conducción del proceso al manager y al entrenador resultadista, antes que el maestro termine su tarea, lo cual puede eventualmente proveer de una mayor rapidez en la gestión de recursos, pero que tiene incidencias altamente negativas en la longevidad deportiva de niños y jóvenes.

* Director nacional de Deportes.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.