libero

Lunes, 4 de febrero de 2013

CONTRATAPA › UNA PROPUESTA DE JUEGO E INGENIO PARA PASAR EL VERANO

Abrazo del ocio, abrazo de gol

El manual de juegos de palabras El abrazo del ocio, de Juan José Panno y Carolina Fernández, con ilustraciones de Maicas, es un divertido libro que ofrece en sus más de 60 capítulos distintas variantes para el juego individual o colectivo. La obra, editada por Colihue, ofrece creativas ideas para talleristas, docentes y profes de literatura. El fútbol ocupa su lugar en los dos capítulos que aquí se reproducen. Uno es una loca versión de Caperucita Roja según un cronista deportivo y el otro, una transmisión de un partido con la che como protagonista.

Caperucita Roja, según un cronista deportivo

Esta es una fantástica contienda para alquilar balcones en la cual los protagonistas están decididos a matar o morir. El magno acontecimiento se produjo hace muchísimas temporadas, en el ámbito internacional. Todo comenzó cuando la novel Caperucita recibió órdenes precisas de su madre y se internó en el bosque, dispuesta a cumplir con el objetivo de llevarle una canasta a su Abuela. El primer obstáculo que encontró fue la inesperada aparición de Lobo, un astuto estratega que en condición de local la indujo a transitar por carriles equivocados. Lobo, con buen manejo de tiempo y distancia, llegó antes a la casa de Abuela y, como estaba intratable, resolvió con velocidad y precisión: se comió a la Abuela.

Uno a cero.

Poco más tarde, Caperucita llegó a la casa, presintió que algo raro ocurría e hizo una serie de comentarios acerca del estado físico de Abuela, que en realidad era Lobo y éste, lejos de amilanarse, se comió también a Caperucita.

Dos a cero.

Cuando todo parecía liquidado, en tiempo de descuento o tiempo recuperado si se prefiere, en un final no apto para cardíacos, entró al campo Leñador y sin hesitar le abrió la panza a Lobo.

Dos a uno.

Un resultado que se acerca más a la realidad, aunque, como se sabe, ésta es una historia de fantasía.

Chacarita y Chicago en la cancha

El texto es un guión que fue producido hace algunos años por un grupo de audaces que conducían un programa de radio en la FM La Tribu. Relator, comentarista, locutor comercial e informativista se complementan en un viaje delirante que bien podría haber terminado en un hospicio. Increíblemente, el material fue utilizado luego como modelo para ejercicios de talleres de radio.

Relator:

La cancha está repleta. No cabe una chinche. Están jugando Chacarita y Chicago por la Copa Chevallier. Estamos en el minuto ocho. Lleva la pelota Chazarreta, achica el Chuqui Charlone... cacha la bocha Bochini, lo serrucha Chumpitaz y la hinchada abuchea. Comenta Chicho Chisleanschi.

Comentarista:

A Bochini lo marcan entre ocho: el Cholo Pachamé, el Chicho Pacheco, el Laucha Ríos, el Chiche Sosa, el Cuchillo González, el Cuchu Cambiasso, el Bizcocho Canale y el Chupa López.

Relator:

Bochini machaca por la derecha, rechaza Chazarreta, se enchastra en el barro Barrenechea, cacha de la chaqueta a Marchessi y el árbitro chifla.

Publicidad:

¿Te comiste un choripán con chimichurri?

¿Te embuchaste un chivito con achicoria?

¿Te empachaste con pochoclo?

¡Qué chambón!

Ahora tomate un Chofitol. Y chau pichu.

Relator:

Continúa la lucha y ahora cae un inesperado chaparrón. La pelota está en un charco, chapalea Chisotti, se achucha Luchessi, engancha Ganchelli, quiere amagar, pero se deschava y le achaca la pelota el Chaqueño Palavechino que ensancha la cancha. Ahora se va a toda marcha Blanchart, quita sin achicarse Chiclana y se la da a Chislengui, que mete un chutazo y manda la pelota a la Conchinchina.

Publicidad:

Esta noche, después de Telenoche, ¡El Chavo del 8! Con los personajes de Chespirito, el Chapulín Colorado, la Chilindrina, Chapaleón Bonaparte, el Doctor Chapatín, el Chómpiras.

Relator:

Tenemos un flash del servicio informativo de Radio Chacabuco.

Flash:

En Monte Chingolo, un Chevrolet medio apachurrado con chapa CHE ochocientos ochenta y ocho acaba de chocar contra un FlechaBus. Parece que el muchacho venía a toda marcha, haciendo chirriar los cauchos. Dicen los testigos que le chiflaba el moño. Mientras le abrochaban el chaleco de fuerza, escucharon que decía: “Chucu, chucu... soy Larguirucho, hablá más fuerte que no te escucho”.

Relator:

El partido está medio chato y digo chato por no decir choto. Vamos a ver si levanta. La lleva el Pichi Escudero lo más cachondo y hace una chilena. Rechaza de chiripa Chabay la agarra Hacha Brava Navarro y se va a la carga. El Bichi Fuertes está tomando Cachamai en el área, qué chorro, qué chanta, va la pelota para el Bichi, engancha el Bichi, se agacha.... chuta... ¡Goooooooooollllll! Gol de Chaca, Chaca...rita. Chacarita 8, Nueva Chicago, 8.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.