libero

Lunes, 5 de abril de 2004

TENIS

Coria se fue de un tirón

A causa de un malestar físico muy doloroso en su espalda, el tenista argentino tuvo que abandonar la final del Masters Series de Miami que perdía ante el norteamericano Andy Roddick. Sin embargo, prometió que estará ante Bielorrusia, el próximo fin de semana, por la Copa Davis.

Por Marcos Enrique
Desde Key Biscayne

A pesar de caer en la final ante el estadounidense Andy Roddick, Guillermo Coria dejó el Masters Series de Key Biscayne pisando la misma alfombra roja que lo recibió en el clásico certamen de Miami. El santafesino resultó ser el mejor exponente de la “Armada Argentina” que llegó a este torneo. Argentina, que se presentó con un excelente grupo de ocho hombres y tres mujeres, consiguió meter un representante en final, uno en cuartos de final (Agustín Calleri) y otro en octavos (Guillermo Cañas).
Con la actuación de Coria, Argentina ubicó un representante por primera vez en una final masculina de este torneo desde 1992, año en que llegó la instancia decisiva su compatriota Alberto Mancini para caer con el estadounidense Michael Chang.
En la rama femenina, la suerte sonrió a los sudamericanos en la era de la retirada Gabriela Sabatini, quien ha sido la tenista de mejores resultados en Key Biscayne con cinco semifinales (1989, 1991, 1992, 1993 y 1995) y tres finales (1989, 1991 y 1992), llevándose la corona en 1989.
Sin embargo, la labor de Coria no se queda atrás, pues el argentino tuvo un recorrido de alquilar balcones a pesar de haber abandonado el partido a causa de un dolor en la espalda cuando perdía ante Roddick 6-7 (2/7), 6-3, 6-1.
“Claro que termino muy triste, pues luego de una excelente semana el dolor (en la espalda) me lo estropeó todo” señaló Coria, quien agregó: “Tenía mucha confianza, lo noté un poco nervioso al principio, pero son cosas que pasan, no obstante felicito a Andy por el partido que tuvo..., él es un gran jugador”.
Roddick se convirtió en el quinto estadounidense en ganar consecutivamente este torneo después de Pete Sampras (2000) y Andre Agassi, quien se encumbró en las tres últimas ediciones. El norteamericano se llevó un cheque por 553.350 dólares y 100 puntos para el ranking de la ATP, mientras Coria enriquecía sus arcas con 266.675 dólares.
“Realmente me he sentido como si jugara en casa. Jugar aquí (en Miami) es como hacerlo en Buenos Aires, el público es fenomenal y hay muchos latinos”, añadió Coria. “Desde el mismo primer set, cuando estaba empatado 4-4, sentí el tirón cuando trataba de pegar un revés. A partir de ahí el dolor arreció y todo se vino abajo”, aclaró Coria.
“Sabía que no terminaba el partido, pero traté de llegar lo más lejos posible por respeto al público, que a pesar de pagar su entrada ha sido excelente durante todo el evento, además de darme bronca a mí mismo, ya que pasarme esto en la final es verdaderamente frustrante”, apuntó. Con la derrota, Coria alargó más su cadena de fracasos ante Roddick, quien ahora se fue al frente en el tope personal 3-0.
Pese a caer en la final, la actuación de Coria fue impecable, pues desde que el brasileño Gustavo “Guga” Kuerten llegó a la final del 2000, donde cayó ante Sampras, ningún jugador latinoamericano había realizado semejante hazaña en Key Biscayne.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.