libero

Lunes, 6 de julio de 2009

TENIS › ROGER FEDERER GANó SU SEXTO WIMBLEDON Y VUELVE A SER EL NúMERO 1

El más grande en la más grande

En una final de más de cinco horas de duración, le ganó 16-14 a Andy Roddick en el último set para convertirse en el mayor ganador de Grand Slam de la historia del tenis y recuperar el cetro que le había arrebatado Rafael Nadal.

Un ejemplo de honestidad dentro y fuera de la cancha, Roger Federer amplió su leyenda al conquistar su sexto Wimbledon, establecer un nuevo record de títulos de Grand Slam (15) y garantizarse de volver al número uno mundial, que abandonó en agosto de 2008.

El suizo dejó atrás la marca de catorce Grand Slam del estadounidense Pete Sampras y, tras encadenar el doblete Roland Garros-Wimbledon, respondió con autoridad a los que vaticinaban el final de su carrera. Sampras, cuya plusmarca superó el jugador de Basilea, opinó: “Roger es un jugador formidable. Sólo tiene 27 años y todavía jugará algunos años. Si se mantiene en forma podrá alcanzar los 18 o 19 títulos (de Grand Slam). Es un chico formidable, con una gran humildad. Para él todo parece fácil, se tiene mucha fe. Ya es una leyenda, un icono del tenis”.

Al mediar la actual temporada, después de haber dominado el circuito durante cuatro años y medio, Federer comenzó su mes triunfal al alzar la Copa de los Mosqueteros sobre el polvo de ladrillo parisino, que le había privado el español Rafael Nadal los últimos años.

El mismo Nadal que después de la mononucleosis que arruinó su comienzo de 2008, lo barrió de la cancha en la final de Roland Garros, lo destronó ese año en su jardín de Wimbledon y le arrebató el número 1 mundial después de los Juegos Olímpicos de Beijing.

Unos momentos amargos que no habían terminado de hundirlo porque luego se inclinó ante el mallorquí en la final del Abierto de Australia, sin poder contener las lágrimas de frustración. Algunos vieron en ese llanto desesperado la señal de alerta de que había terminado la época dorada del suizo.

Pero el de Basilea, como el gran campeón que es, no se rindió nunca y justo previo a su cita de Roland Garros venció a Nadal en la final del Masters 1000 de Madrid, antes de imponerse en París ante el verdugo del español en octavos de final, el sueco Robin Soderling.

Con su gran rival ausente de Wimbledon por lesión, Federer se reencontró con el triunfo en “su” jardín londinense, imponiéndose a Andy Roddick en la final 5-7, 7-6 (8/6), 7-6 (7/5), 3-6, 16-14. “¡Andy jugó un torneo formidable! No te quedes triste, Andy, yo también perdí en cinco sets el año pasado (...) Hoy la suerte estuvo de mi lado. Es un momento increíble de mi carrera. Pete (Sampras), ¡gracias por haber venido!”, declaró el ganador. “Volveré el año próximo. Estoy muy feliz de haber recuperado el número uno del mundo, aunque Rafa (Nadal) no esté aquí. Las lesiones son parte de este deporte. Haber vuelto en forma aquí y haber ganado en París es un sentimiento increíble. Ha sido un año de locura.”

Fue el 60º trofeo que levantaba Federer en su carrera, tras haber disputado su 21ª semifinal consecutiva y su 20ª final de Grand Slam, superando el record de Ivan Lendl.

Ganador de tres Open de Australia, un Roland Garros, seis Wimbledon y cinco US Open, Federer fue durante más de 200 semanas número 1 mundial, algo que siempre ha confirmado dentro y fuera de la cancha.

Compartir: 

Twitter
 

n “Hoy la suerte estuvo de mi lado. Es un momento increíble de mi carrera”, dijo Federer.
Imagen: AFP
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.