libero

Lunes, 1 de agosto de 2016

VOLEIBOL > EMILCE SOSA LLEGó DESDE FORMOSA CON LOS VALORES BIEN CLAROS

La Pantera que no se olvida de sus raíces

La jugadora que integra el plantel que dirige Guillermo Orduna realiza obras de beneficencia en su provincia y también es madrina de dos clubes. El equipo femenino jugará por primera vez en su historia un Juego Olímpico.

Parte de su infancia vivió en la comunidad aborigen lote 1 de Formosa, donde incorporó valores que faltan hoy en día. Ella es Emilce Sosa, central del seleccionado femenino de voley. A pesar de haber jugado en clubes de Rumania y Brasil, no se olvida de sus raíces. Desde su lugar, colabora y es madrina de dos clubes de la provincia en la que nació. En diálogo con Líbero se refirió a su niñez y la beneficencia que realiza, y a Río, que marcará el debut de Las Panteras en un Juego Olímpico.

–¿Cómo fue tu infancia en la comunidad aborigen lote 1 de Formosa?

–Fue muy linda mi infancia ahí. Cuando tenía ocho años me fui a vivir con mi mamá a esa comunidad, ya que ella trabajaba como maestra. Porque ella estaba muy lejos de mí, y yo necesitaba de ella. Me encanta el campo y la naturaleza y en ese sitio me crié jugando con los chicos. Fue una infancia maravillosa la que pasé en ese lugar viviendo con ellos hasta los 13 años.

–¿Qué valores aprendiste en esa comunidad?

–El compañerismo, la paciencia y hacer las cosas con tranquilidad, como las hacen ellos. Nosotros hoy en día vivimos en una sociedad muy loca, en la que tenemos que correr para todos lados. Y los problemas los queremos solucionar lo más pronto posible. Y allá es totalmente distinto: se sientan y hablan tranquilos. Y otro valor que aprendí es luchar por nuestros derechos y nuestra cultura.

–¿Son valores que faltan hoy en día en nuestra sociedad?

–Sí, son valores que escasean hoy en día. Nosotras como equipo de vóley sabemos que dentro nuestro tenemos todos esos valores. Capaz que en la sociedad, faltan un poco de esos valores.

–¿Qué sentís cuando no se respetan los derechos de los aborígenes?

–Siento mucha impotencia. Viví mucho la discriminación en la comunidad. Cuando venían, como se les dice, la gente “blanca” o criollos, sentía mucha discriminación. No hacia mí, sino hacia ellos. Yo jugaba con ellos al fútbol y al vóley, y sentía como decían “con ellos no jugamos, vamos a otra cancha”. Y todas esas cosas me dan mucha impotencia.

–¿Por qué te tatuaste “Mis raíces, mi historia”?

–Porque es una forma de mostrar esa historia. Mi mamá siempre dice “nosotros la contamos tan normal, y cuando la escuchan parece tan extraordinaria”. Una vez estaba escribiendo un blog, y me surgió ahí la idea para demostrar que ellos existen. Y me lo tatué en el brazo que es donde hago el gesto del bloqueo.

–¿Cuándo estás lejos de tu casa, extrañás mucho a tu familia?

–Sí, extraño demasiado a mi familia. Por eso intento todos los años llevarme, por lo menos, a uno de mis hermanos, o a mi mamá o mi papá, para que me acompañen en cada club en el que juego. Porque necesito estar con ellos. De la misma manera, si tengo tiempo disponible, voy a Formosa a pasar unos días con ellos.

–¿Por qué decidiste ser madrina de dos clubes de Formosa?

–Decidí ser madrina de un club porque ahí jugaba mi hermana y sé la pasión que tiene por este deporte, al jugar de manera amateur. Y también soy madrina de otra escuelita de vóley, que es de otra ciudad, Ibarreta, que es donde nací. Y lo decidí porque nosotros como atletas profesionales representamos algo muy lindo para los chicos. Entonces quería dar el ejemplo, para que los chicos practiquen el deporte.

–¿Te gusta ayudar desde el lugar que puedas?

–Siempre trato de ayudar desde el lugar en el que esté. Cada vez que acá sobraba una pelota, le consultaba al personal del Cenard si me podía dar una, para donársela a algún club, y que los chicos puedan continuar entrenándose. Ya que es muy difícil conseguir todos los elementos necesarios para entrenar, como las redes. Y cada vez que puedo aportar en cada una de esas cosas, lo hago. Me encanta ayudar.

–¿El deporte cumple una función social muy importante para los chicos?

–Sí, el deporte es fundamental en la formación de los chicos. Mi padre hoy en día integra una comisión que intenta ayudar a los jóvenes que van a estudiar a la Universidad de Formosa. Promueve actividades como el fútbol, para que los estudiantes el fin de semana en vez de ir a bailar a un boliche, vayan a practicar fútbol.

–¿Te gustaría ser entrenadora de vóley?

–Sí, es una opción después de mi retiro. Todavía no pienso en eso, pero me gusta entrenar. Cada vez que voy a ver a mi hermana entrenar, ayudo en lo que puedo en los entrenamientos. Y me gusta también contribuir en la Selección de sordos y en las categorías de base. Cada vez que estoy con tiempo disponible, voy y ayudo.

–Viviste en Rumania y Brasil gracias al vóley, ¿llegaste a la conclusión de que no hay nada mejor que casa?

–Sí, obviamente. Siempre sostengo esa idea. Yo vivo en Herradura, Formosa, que es un pueblo chiquito. Allí, vivimos en una quinta alejada de la ciudad. Y prefiero estar ahí, sin señal de teléfono, con mi familia, que viajar por el mundo. Ya viajé mucho.

–¿En qué nivel llegan a los Juegos?

–Estamos volviendo al nivel en el que jugamos en el Preolímpico. Creo que los últimos amistosos que disputaremos previamente a los Juegos, ayudarán a que nos afiancemos como grupo y que lleguemos en el mejor nivel.

–¿Qué expectativas tenés para el debut?

–El debut con Rusia va a ser un partido durísimo, ya que es una de las potencias mundiales. Pero vamos a intentar de darlo todo, y hacerle partido. Si jugamos de igual a igual con esas potencias es porque el vóley argentino está creciendo.

–¿Cuál es el objetivo para Río?

–El objetivo principal es pasar a la segunda ronda.

–¿Qué significa para vos vestir la camiseta argentina?

–Es algo muy importante y un orgullo para mí. Toda mi vida, desde cuando jugaba al fútbol, quería estar en la Selección. Y cuando me cambié al vóley, me mentalicé y trabajé mucho para conseguir esto. Hoy lo disfruto mucho. Y cada vez que canto el himno se me pone la piel de gallina.

Entrevista: Pedro Ruiz de Galarreta.

Compartir: 

Twitter
 

n “Me gusta ayudar siempre. Cuando sobra una pelota en el Cenard trato de donarla.”
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.