libero

Lunes, 16 de febrero de 2004

INDEPENDIENTE VAPULEO 4-1 A ESTUDIANTES EN LA PLATA

El Rojo se despertó de su letargo y ahora se ilusiona con pelear todo

El conjunto de Pastoriza repitió lo mostrado en la Copa Libertadores y barrió al de Bilardo con una gran actuación colectiva. Quinteros, de penal, Giménez, dos veces, y Losada anotaron los tantos. Descontó Colotto.

Tras un pésimo 2003, Independiente se despertó y ahora quiere prenderse en los dos frentes. Al prometedor debut que tuvo en la Copa Libertadores ante el Cienciano, el jueves por la noche, le sumó ayer otra goleada: un categórico 4-1 a Estudiantes en La Plata para arrancar con todo el Clausura y confirmar que, con la llegada de Pastoriza, el equipo de Avellaneda parece haber iniciado el camino de su recuperación. Con grandes actuaciones individuales de Manso, Losada y Giménez, y certeros contragolpes, Independiente justificó su primera victoria en el campeonato y ratificó su intención de convertirse en uno de los animadores del torneo. Desde el inicio, Estudiantes salió con la intención de dominar el juego y trató de adueñarse de la pelota, e incluso dispuso de algunas situaciones favorables para abrir el marcador. Sin embargo, exhibió muchas desinteligencias defensivas que su rival supo aprovechar. Con espacios para imponer sus gambetas, Damián Manso se volvió incontenible para la última línea de Estudiantes. Así protagonizó una gran jugada y Aquino le cometió un penal que Quinteros transformó en gol mediante un violento remate. En ventaja, los dirigidos por Pastoriza se entonaron y pasaron a controlar las acciones ante un equipo local que se mostraba desordenado e impreciso. Giménez aumentó la diferencia 5 minutos después. En un intento de revertir la adversidad, Estudiantes redobló el esfuerzo desde el reinicio y señaló el descuento en el arranque, tras un rechazo defectuoso que Colotto, de media vuelta, envió a la red. Pero cuando parecía acercarse al empate mediante masivos ataques y a una presión asfixiante, Independiente, con más energía, volvió a apropiarse de la pelota. Y, a través de filosas réplicas, generó ataques cada vez más peligrosos, por lo que la goleada terminó por madurar: Giménez volvió a convertir y Losada, sobre el final, selló el marcador. Además de lograr un gran triunfo, Independiente dejó en claro que quiere volver a sentirse grande otra vez.

Compartir: 

Twitter
 

Aquino no puede evitar que Manso se le escape.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.