libero

Lunes, 3 de octubre de 2005

OPINION

Se informa, se informa...

 Por Diego Bonadeo

Se informa desde Alemania que Franz Beckenbauer, amanuense de la FIFA como lo es Michel Platini como ex futbolista francés o Pelé como ex futbolista brasileño, declaró encendidamente contra la implementación del chip en la pelota de fútbol para dilucidar circunstancias controvertidas en casos de goles. Es el mismo Franz Beckenbauer que, que se sepa, no dijo ni jota cuando antes del comienzo de la Copa de las Confederaciones que se jugó en su país y que ganó Brasil, se anunció desde el enésimo Reich del fútbol alemán que ningún jugador que no usara botines Adidas podría integrar la selección nacional de su país.
Se informa desde Brasil que el árbitro que trascendió por supuestas puteadas a jugadores varios durante algunos partidos ahora está preso involucrado en manipular resultados con los dealers de las apuestas detrás. Y también se informa desde allí que hay una corriente de opinión favorable para que todos los partidos que haya dirigido este árbitro sean jugados nuevamente.
Se informa desde la Argentina que apenas conocido el fallo que permitió que barrabravas de Boca quedaran momentáneamente en libertad y pudieran viajar a Salta para ver Boca-Cerro Porteño, entre los condenados hubo abrazos en alborozado festejo con batatas amigos por lo leve de las sentencias, pese a las plañideras declaraciones del capo de los asociados ilícitos, Rafael Di Zeo, en cuanto a lo abusivo de las penas. Casi al mismo tiempo otros barrabravas –que son otros, pero no distintos– obligaban a renunciar al técnico de Racing, Guillermo Rivarola, sin que hasta ahora, por lo menos oficialmente, haya habido ninguna reacción ni de la Justicia ni de la dirigencia de Blanquiceleste –perdón, de Racing–, ni de los jugadores, ni de la Asociación del Fútbol Argentino, ni de la Asociación de Técnicos, ni mucho menos del periodismo que urgente y solícito corrió a entrevistar a Fernando Quiroz, el desertor de Instituto de Córdoba y reemplazante de Rivarola.
Se informa, se informa, se informa. Y si todo queda en informar, no importa qué negocio sucio o qué episodio policial encierra lo que se informa. Una vez más, y tal como lo establece aquella inveterada mariconada (“el periodismo debe ser objetivo”), se cumple palmariamente con lo que no debe hacerse. Esto es, “hacer como que se hace”.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.