libero

Lunes, 28 de diciembre de 2009

NUNCA SE RESISTE A LA CAMISETA ARGENTINA

Scola

Estrella en los Houston Rockets de la NBA, fue el líder de la clasificación argentina al Mundial de Turquía, siendo el jugador más valioso.

 Por Ariel Greco

Cada año impar, la Selección Argentina de básquetbol tiene compromisos de menor jerarquía que en las temporadas pares, fecha en que se juegan los Mundiales y los Juegos Olímpicos. Sin embargo, la competencia no resulta menos importante, ya que asegura las plazas para los grandes torneos. Pero el gran inconveniente que se plantea es que no todos los mejores jugadores están disponibles para esos compromisos. La gran excepción de las estrellas del exterior es Luis Scola, quien desde su irrupción en la Selección en 2001 siempre dio el presente, hasta convertirse en el líder del equipo que logró en Puerto Rico el pasaje a Turquía 2010, posiblemente la última gran función en que aparezca la Generación Dorada. Afianzado en la NBA como pieza clave de Houston Rockets, Scola, otra vez ganador del Olimpia de Plata, ya se ganó un lugar en la historia de la Selección Argentina de básquetbol.

No resultó sencillo el camino del equipo de Sergio Hernández, que se presentó en el Coliseo Roberto Clemente sin Emanuel Ginóbili, Fabricio Oberto, Andrés Nocioni y Carlos Delfino, entre otros. Una derrota inesperada y humillante en el debut ante Venezuela motivó numerosas críticas y puso en suspenso la clasificación para la siguiente ronda. Ahí, fuera de la cancha, apareció su estirpe de líder. “No hay que dramatizar. Se perdió un partido, nada más”, fue el mensaje que bajó el ala pivote de Houston ante cada entrevista que brindó. Y dentro del rectángulo lo ratificó con otro torneo jugando al máximo nivel. Con 23,3 puntos, 6,8 rebotes y 2,6 asistencias por partido en los diez encuentros que disputó, Scola volvió a ser elegido como el jugador más valioso del torneo (MVP), halago que ya había conseguido en el Preolímpico de Las Vegas, en 2007, cuando también había comandado al equipo a la clasificación.

La relevancia de Scola para Argentina estuvo marcada en el encuentro ante República Dominicana. Una derrota en ese juego significaba avanzar a la siguiente fase sin triunfos para la tabla acumulada. En cambio, una victoria borraba la decepcionante actuación ante Venezuela y determinaba pasar con dos éxitos, lo que dejaba muy cerca el pasaje al Mundial. En ese juego vital, Scola se despachó con 30 puntos y durante muchos pasajes fue la única vía de gol de la Selección, que durante casi todo el partido tuvo que correr de atrás, hasta forzar el tiempo suplementario tras igualar en 74. Allí otra vez comandó a los suyos para el 89-87 que terminó de allanar la clasificación para las semifinales y el Mundial. Los 31 puntos que le convirtió en la ajustada caída ante Puerto Rico y los 27 que le metió a Canadá en el partido por la medalla de bronce también marcaron otros puntos altos de su brillante torneo. Sin embargo, Puerto Rico 2009 quedará en la memoria por su liderazgo para llevar a la Selección de la mano al Mundial de Turquía.

Compartir: 

Twitter
 

2 Las veces en que fue elegido el jugador más valioso del Torneo de las Américas.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.