libero

Lunes, 20 de diciembre de 2010

Sacudido por los escándalos

-Fue el grande de peor performance a lo largo de la temporada
-Pésimas campañas derivaron en negativos impactos mediáticos
-La fuerte personalidad de Díaz no bastó para enderezar el rumbo

 Por Adrián De Benedictis

15º en el Clausura 2010 (20 puntos)

13º en el Apertura 2010 (24 puntos)

12 triunfos, 8 empates, 18 derrotas

Las elecciones que se realizaron en San Lorenzo hace pocos días significarán el inicio de una nueva etapa en la institución, después de un año en que los objetivos no pudieron alcanzarse. El equipo cumplió campañas muy por debajo de las expectativas creadas, y con el agregado de que ni siquiera participó de los dos torneos internacionales de 2010. Por ese motivo, el flamante presidente Carlos Abdo le prometió al director técnico Ramón Díaz que armará un plantel competitivo para volver a posicionarse entre los protagonistas principales. Ese fue el argumento para retener al riojano, quien había analizado la posibilidad de despedirse luego del último Torneo Apertura.

En ese certamen, en el que se produjo precisamente el regreso del ex delantero para hacerse cargo del equipo, luego del título obtenido en 2007, el conjunto de Boedo finalizó en el decimotercer lugar, con sólo 24 puntos. San Lorenzo ganó seis encuentros, perdió la misma cantidad, y empató siete. Curiosamente, los jugadores no pudieron plasmar la intención ofensiva que pregona su conductor, debido a que recibieron 20 goles y pudieron convertir 18.

San Lorenzo llegó a estar entre los candidatos en el comienzo, ya que arribó a la séptima fecha como único puntero. Pero a partir de ahí, problemas internos entre los futbolistas y distanciamientos con el entrenador hicieron que la caída fuera más pronunciada. Por esos días, las partidas de poker en la concentración hasta la madrugada terminaron de fastidiar a Díaz, quien decidió separar a varios jugadores. Si bien luego les devolvió su lugar, al terminar el certamen finalmente marginó a Fabián Bordagaray, Sebastián Rusculleda, Sebastián Balsas, Nelson Benítez, Emiliano Alfaro y Diego Rivero.

Pero los inconvenientes en la segunda parte no fueron ajenos en la primera mitad del año. El equipo fue conducido por dos entrenadores, Diego Simeone y Sebastián Méndez, a partir de que el primero renunció luego de la 12ª fecha, y desde la siguiente hasta el final fue dirigido por el ex defensor. San Lorenzo terminó más abajo todavía que en el Apertura, exactamente en la 15ª ubicación, con sólo 20 puntos. El plantel perdió 11 partidos en ese campeonato, ganó seis y empató dos. Y también fueron menos los goles a favor (16) que los recibidos (21). De esta forma, San Lorenzo sumó 44 puntos en todo el 2010, después de perder la mayor cantidad de encuentros de su historia jugando como visitante (17).

En el receso invernal se produjeron situaciones muy particulares. Entre ellas, Jonathan Bottinelli inhibó al club en Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) por una deuda, que incluía a varios jugadores, y rondaba los ocho millones de pesos. Finalmente, terminó siendo uno de los indiscutidos del equipo. En el medio de todo eso, Ramón Díaz volvía a la entidad y tenía tiempo para solicitar la contratación de Juan Román Riquelme, quien se mantenía en conflicto con Boca y no aseguraba su continuidad en esa institución.

Como el clima electoral comenzó a presentarse durante los primeros meses, los directivos trataron de provocar un golpe de efecto comprando el 33 por ciento de la propiedad situada en las calles Las Casas y avenida La Plata. Sin embargo, no alcanzó para que el candidato oficialista, Claudio Di Meglio, pudiera sacar ventaja en las urnas. Y el elegido por los socios, Abdo, ya advirtió que necesita 25 millones de pesos para afrontar las deudas, y que reducirá la cantidad de futbolistas con contrato, que actualmente llega a 56.

La falta de gol que se vio reflejada durante el año hizo que los nuevos directivos buscaran goleadores en Paraguay. Y hay tres que están en la mira para sumarse a la pretemporada: Pablo Velázquez, Pablo Zeballos y Juan Carlos Ferreyra. El primero convirtió 12 goles en 19 partidos en el último torneo Clausura de ese país jugando para Libertad. Zeballos hizo 20 goles en las 39 fechas del año vistiendo la camiseta de Cerro Porteño y Ferreyra es una de las mejores apariciones de Olimpia.

Con dos puestos muy lejanos a los campeones Argentinos y Estudiantes, en San Lorenzo buscarán durante el 2011 volver a mezclarse entre los aspirantes más serios, y así poder olvidar un año que no dejó nada para el elogio. La exigencia también pondrá a prueba a las nuevas autoridades para poder conseguirlo.

Compartir: 

Twitter
 

n Tras la dura derrota ante Huracán. San Lorenzo perdió 18 partidos en el año.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.