libero

Lunes, 30 de diciembre de 2013

FACUNDO CAMPAZZO BASQUETBOL

El recambio ya está aquí

Lideró a la Selección en el Premundial de Caracas y terminó celebrando con Peñarol.

 Por Ariel Greco

Con Luis Scola como único abanderado de la Generación Dorada, la clasificación para España 2014 no pintaba sencilla. Para que el equipo de Julio Lamas cumpliera la misión de clasificarse y no tuviera que depender de una invitación, era necesaria la aparición de otra figura que acompañara al capitán. Y la Selección Argentina tuvo en el Premundial de Caracas a un pequeño gigante que la guió a buen puerto.

Facundo Campazzo, cordobés de nacimiento, marplatense por adopción, de sólo 22 años y apenas 1 m 79 con zapatillas, cargó con esa responsabilidad en los momentos más calientes del torneo. El base de Peñarol lideró la remontada en el vital triunfo sobre Venezuela, luego de que Scola tuviera que abandonar la cancha por cinco faltas. Y secundó de manera brillante al capitán en la victoria ante Canadá, que significaba la clasificación o la despedida. Para coronar su torneo consagratorio, terminó con 31 puntos y 11 asistencias en el partido ante Dominicana, para subir al último escalón del podio.

Por su rendimiento, el cordobés fue elegido en el quinteto ideal del certamen, junto con Scola, los puertorriqueños José Juan Barea y Renaldo Balkman, y con el mexicano Gustavo Ayón, todos con pasado o presente de NBA. Además, fue el líder del certamen en asistencias, con 6,2 por partido, por encima de Barea, Carlos Arroyo o Cory Joseph, el canadiense compañero de Emanuel Ginóbili en San Antonio. Y lo más relevante fue que en todos los duelos con los bases de primer nivel o mayor experiencia salió bien parado.

Si bien ya había mostrado sus condiciones en la Liga Nacional, su explosión internacional quedó marcada a fuego en Caracas, aunque se puede señalar a Londres 2012 como su plataforna de despegue. “Nunca vi a un base de 20 años con panza”, le había dicho Ginóbili en aquel momento y esas palabras calaron hondo. Gracias a los consejos de Scola, Campazzo cambió su dieta antes del certamen, bajó siete kilos sin perder potencia y ganó en velocidad y capacidad de salto, marcas registradas de su juego. Así logró disimular la diferencia de talla con rivales más grandes.

Una lesión en los ligamentos de la rodilla derecha lo frenó en el arranque de la Liga Nacional. Pero se recuperó en tiempo record y lideró a su Peñarol a una racha de 14 triunfos seguidos y al título del Súper Ocho hace diez días, cuando fue elegido el mejor jugador del torneo. Así cerró un 2013 inolvidable, con el Olimpia de Plata como postre, en una terna que compartió con Scola y Paolo Quinteros.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Prensa Caab
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.