libero

Lunes, 9 de octubre de 2006

FúTBOL › LA FIGURA DE RIVER Y EL JUGADOR MAS DESTACADO DE LA CANCHA

BELLUSCHI

 Por Adrián De Benedictis

A veces, el amor no pide demasiado tiempo para poder ser transmitido con pasión verdadera. Sólo se necesitan algunas acciones de lealtad absoluta para solidificar ese intercambio permanente. Y nada mejor que una situación extrema para poder exhibir toda la incondicionalidad. El grito que el público de River estrenó ayer fue para un hombre con el cual tiene sólo tres meses de conocimiento. Y ese “¡Bellussssschi, Bellussssschi!”, que se escuchó por primera vez en el estadio Monumental, fue el mejor reflejo de gratitud para el santafesino, que con talento y personalidad se fue convirtiendo en el jugador más destacado del partido, justo ante el rival eterno.

A los 23 años, el jugador de Los Quirquinchos ofreció todo su repertorio en la cita más esperada, y por ese motivo ahora la adoración hacia su figura comenzó a ser más grande. El ex Newell’s, quien precisamente estuvo cerca también de desembarcar en Boca, llevó ayer la cinta de capitán de River y quedó marcado como el emblema principal de su equipo, a partir de la ausencia de Marcelo Gallardo en el campo de juego.

Como River no presentó un enlace natural, Belluschi fue el encargado de encabezar todos los circuitos ofensivos de su equipo. Y si bien no tuvo claridad en los primeros minutos, lentamente se fue acomodando hasta jugar con toda la determinación que River necesitaba. Durante el primer tiempo, el volante no pudo aprovechar una de sus cualidades fundamentales: el remate de media distancia. Y recién probó al arco de Bobadilla cuando transcurría el primer minuto del segundo tiempo, con un derechazo cruzado que se fue cerca del palo.

Pero, sin duda, su gran aparición de la tarde estuvo en la participación de los tres goles del ganador. En el primero ejecutó el tiro libre desde el costado del área grande que terminó en el gol de Higuaín. Y en los dos restantes dejó su sello con dos habilitaciones precisas, una para Higuaín y otra para Farías, quienes definieron como verdaderos goleadores. En el final, él casi marca su propio tanto a través otro tiro libre. Belluschi también tuvo tiempo para evitar la caída de su arco en dos oportunidades: primero salvó en la línea un cabezazo de Silvestre, y luego despejó justo ante la presencia de Palacio, un envío de Franzoia.

En el segundo escalón del podio estuvo Gonzalo Higuaín, el autor de aquellos dos goles. El delantero venía fallando en la definición y ayer se reencontró con el arco de la mejor manera. Además hizo rebotar una pelota en el palo, a los cinco minutos, con un derechazo. El futbolista que obtuvo el tercer lugar entre los privilegiados fue Ernesto Farías. El ex Estudiantes convirtió el tercer gol, y estuvo cerca de marcar otro con un cabezazo que fue tapado por el arquero.

El nivel parejo que mostró River hizo que varios jugadores se hayan desplegado con regularidad. Carrizo jugó su primer clásico con mucha solvencia, y respondió bien ante un tiro de Calvo y otro de Palermo. Tuzzio se ubicó como lateral derecho, y si bien estuvo complicado con las subidas de Morel Rodríguez en la primera parte, pudo controlar la situación en el segundo tiempo. Nasuti estuvo seguro en los anticipos ante Palermo y sólo quedó mal parado en el gol de Palacio. Ferrari aportó sus diagonales recién en la segunda mitad, provocando el desborde por la franja derecha.

El juvenil Domingo no pudo controlar la pelota al principio, y tomó confianza cuando su equipo ganaba. Quedó igualado en el duelo personal con Gago. Lussenhoff estuvo atento ante las intenciones de Palacio, pero falló en la descarga de la pelota cuando quiso salir jugando. Zapata quedó como lateral izquierdo cuando Domínguez se fue lesionado a los ocho minutos, y le costó mucho acomodarse a esa situación. El volante desprotegió esa zona por donde Palacio desequilibró en el primer tiempo. El chico Abelairas jugó como volante por la izquierda y apenas sobresalió con algunos envíos aéreos. Falcao entró en tiempo de descuento y casi marca con un tiro cruzado.

De esta manera se construyó la victoria de River, donde uno, el mejor, actuó como director, y el resto pudo sintonizar la misma melodía.

Compartir: 

Twitter
 

Las hizo todas: marcó el compás de su equipo, puso los tres pases de gol, salvó otros en su propio arco, mandó y jugó. Fernando Belluschi jugó el partido perfecto y mereció una calificación del mismo estilo.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.